fbpx

Verónica Lynn, la actriz más reconocida de Cuba

Verónica Lynn
Collage TodoCuba

Luego de pasar más de cuarenta años en la cima de la actuación en Cuba, se puede asegurar que Verónica Lynn es, sin duda, una de las actrices más paradigmáticas de todo el país. Ningún medio, ni el teatro, ni la radio, la televisión o el cine, han logrado escapar a la seducción de esta mujer, que ha llegado a sus 89 años con la misma profesionalidad y excelencia con las que actuó en dos brillantes piezas teatrales: Santa Camila de La Habana Vieja (obra de José R. Brene), y Aire Frío, del gran dramaturgo nacional Virgilio Piñera. En ambas su actuación alcanzó tal nivel que ninguna otra actriz ha podido superarla.


Tampoco pasaron desapercibidas sus actuaciones en la televisión, entre las que destacan su genial Doña Teresa de Sol de Batey, y en muchas otras obras dramáticas de la pequeña pantalla, así como también en el cine, con su inolvidable representación como la genial madre de Rachel en La Bella del Alhambra.

La larga trayectoria de Verónica Lynn

Para 1945, Verónica se presentó en el programa Escuela de Televisión, que estaba dirigido por Gaspar Pumarejo, donde existía una sección para aficionados y el ganador pasaría a formar parte del elenco artístico de la programación dramática. Gracias a esto comenzó a trabajar en el espacio Teatro Azul y en varios programas humorísticos.

Como parte del elenco de Teatro Azul, compartió con Carmen Montejo, en “La Millona”, “Don Juan Tenorio”, “El Pájaro Azul” y “La Dama de las Camelias”.

Verónica Lynn comenzó a recibir clases de actuación con el reconocido director de teatro Andrés Castro, quien procedía de la Escuela de Piscator en New York. La primera actuación que realizó en teatro fue en 1955, con la obra “Amok”, posteriormente actuó en “Lluvia de Somerset Moghan”, “Ellos no son ángeles”, “Aniversario de Bodas”, “La gata en el tejado de zinc caliente”, “El oso”, “No, por favor” y “Delito en la Isla de Cabras”, entre otras.

Durante el año 1960 se formaron diversas agrupaciones de teatro subsidiados por el estado cubano, por lo que pasa a formar parte del Grupo Milanés, con el que estrenó “Tres Historias para ser contadas”, “La calma chicha” y las inolvidables “Aire Frío” y “Santa Camila de la Habana Vieja”.

Verónica Lynn
Tres diferentes momentos de Verónica Lynn. Fuente: Collage TodoCuba.

Una extraordinaria carrera en cine y teatro

Verónica recuerda que en esos grupos solía existir un plan de estudios que incorporaba Danza, Expresión Corporal, Filosofía, Psicología, Actuación e Historia del Teatro, siendo estas materias impartidas por el director Adolfo de Luis, que también se había formado en de Nueva York.

A pesar de estar completamente vinculada al teatro, durante su vida Verónica no dejó de participar en programas de radio y televisión, pero para el año 1963 fue contratada por el entonces Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR), en donde actuó en todos los espacios que le fueron propuestos.

Actualmente Verónica Lynn se desempeña como la directora del grupo de teatro Trotamundos. Esta agrupación se formó durante 1989 bajo el liderazgo de Pedro Álvarez, a quien ella reemplazó luego de su fallecimiento en 1991.

En el cine, esta gran diva de las artes escénicas cubanas ha tenido actuaciones inolvidables en más de 20 películas. Etre ellas destacan: Lejanía, Una pelea cubana contra los demonios, La bella del Alhambra, Historias clandestinas, Estorbo, Las noches de Constantinopla, y Video de familia. Sus más recientes trabajos fueron en El Regreso y Candelaria. Esta última cinta ha recibido críticas muy alentadoras y reconocimientos a nivel internacional.

Este gran recorrido resalta, a grandes rasgos, la prominente vida artística de una de las más grandes e importantes actrices cubanas de todos los tiempos. Aún se mantiene trabajando, como expresa ella, para su pueblo amado.

Querida y respetada por su público

Cuando en una entrevista, refiriéndose a que se mantiene activa a su avanzada edad, el dramaturgo Norges Espinosa le preguntó : «llega con tanta vitalidad, defendiendo su proyecto teatral Trotamundo, y continúa interpretando otros papeles. ¿Qué otros personajes esperan aún por Verónica Lynn? ¿Qué significa, a esta edad, saberse tan querida y sobre todo tan respetada?»

«No pienso en los personajes que no interpreté, o en los que me faltan. Dejo que me sorprendan. Yo quiero ser el personaje que alguien, que tú mismo, me ofrezcas mañana. Los 80 años no son en mí una carga, sino una edad que me parece bonita, porque tengo el cariño y ese respeto, que ojalá sigan acompañándome. Y saberme querida y respetada me hace sentir una gran responsabilidad. Con mi trabajo, y con mi público».

Escrito por: Redacción - AHP , usando información de: Cuba Cute / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba

Spinner de carga