fbpx
Luisa María Jiménez, Tojosa
Collage TodoCuba

Luisa María Jiménez: Por siempre Tojosa

Luisa María Jiménez es sin duda alguna una de las actrices cubanas más famosas, desde que comenzó su carrera artística hace más de tres décadas. Siempre ha sido una mujer que destaca con su presencia en el escenario y en las pantallas.


Sus inicios en el mundo artístico estuvieron ligados a la Villa de Trinidad, donde vivió toda su infancia y gran parte de su etapa adolescente. Con solo 8 años ya tenía decido que sería artista. Le encantaba mover el cuerpo con sensualidad, hacía danza y ballet, por lo que decició que sería bailarina algún día. Tomó clases de folklore yoruba y de baile latinoamericano y europeo. De igual manera recibió clases de artes plásticas.

Viajó a la Habana e ingresó a la Escuela Nacional de Arte cuando tenía 17 años. Tiempo después, pasó a formar parte del Instituto Superior de Arte.

Los inicios en la actuación

Una vez que se graduó, formó parte del grupo de teatro Bertolt Brecht, que funcionaba en el Teatro Mella. Allí se relacionó con importantes actores de la época, como Luis Alberto García, Litico Rodríguez, Samuel Claxton, René de la Cruz, Mario Balmaseda, Elvira Enríquez, Liliam Llerena, Idalia Anreus y otros tantos.

Compartió su tiempo entre el trabajo y sus estudios, graduándose en 1984 en el Instituto Superior de Arte. Nunca pensó que su profesión demandaría tanto tiempo, trabajaba hasta quedar agotada y con episodios de asma, enfermedad que sufría desde pequeña.

Con su carisma, se ganó la confianza y consideración de los directores, que la tomaban en cuenta para roles protagónicos en sus obras teatrales. Trabajó con importantes directores extranjeros y de Cuba,  mientras transcurrían los años dorados del mundo artístico en la isla.

Por más de tres décadas, Luisa María Jiménez ha destacado en los escenarios cubano
Por más de tres décadas, Luisa María Jiménez ha destacado en los escenarios cubanos. Fuente: Collage TodoCuba.

Durante ese periodo interpretó varias obras: “Rampa arriba, Rampa abajo”, “La boda de los pequeños burgueses”, “Mar nuestro”, “La barbacoa” y “Humbolt y Bolívar”, entre otras. Contó con la guía de las excelentes directoras Lilian Llerena y Miriam Lezcano.

Además, fue modelo de Nueva Línea y La Maison, de la mano de la destacada Norka Méndez, quien supo llevar la pasarela cubana por Europa. En la Casa Chanel exhibió, ante el asombro de los presentes, un traje de miliciana.

Modeló prendas de renombrados diseñadores cubanos. Trabajó para colecciones de Paco Rabanne y Emilio Pucci. Fue fotografiada por el gran Alberto Korda y otros destacados artistas del lente. Se encontró sumergida en el mundo de la moda alrededor de tres años. Las presiones del vestuario, maquillaje, ensayos, teatros, pasarelas y filmaciones, la llevaron a terminar con esa etapa de su profesión.

Luisa María Jiménez encarna a Tojosa

Su presencia en la televisión vino después. Se preparó para hacer un teleteatro con el renombrado actor Enrique Santiesteban, dirigidos por Silvano Suárez. Ensayaba también en ese entonces la obra Humboldt y Bolívar, con Mario Balmaseda. Salió con prisa de estos ensayos para llegar lo antes posible al otro, pero llegó diez minutos tarde y Suárez, ya de cabello blanco, la expulsó de manera bochornosa por “indisciplinada”. Su llanto fue inconsolable, ni con la ayuda de Santiesteban logró persuadir al estricto Silvano Suarez.

Luego, recordó un día que estaban buscando una figura femenina para la novela Sol de Batey y fue ante el director Roberto Garriga. Este le dijo que era de piel muy blanca para el papel, porque se trataba de representar a una mulata.

Luisa María Jiménez le argumentó que podría tostarse la piel para el papel y que por favor le permitiera hacer la prueba de talento. Garriga le facilitó el guion y pidió que lo aprendiera en el menor tiempo posible. Luego de aprenderlo él le dijo: “párate frente a cámara y hazte la idea de que estás delante de Liberato”. Para su suerte, al sentir que ya se le agotaban los recursos, el director paró la escena y le dijo: «Me convenciste, eres la Tojosa».

Sol del Batey salió al aire en el año 1985 su 70 capítulos tuvieron un éxito extraordinario y la telenovela es aún un referente en el imaginacio cubano.

Se destaca también su trabajo con Xiomara Blanco, quien la dirigió en la telenovela Tierra Brava. En ese momento compartió escenas con la inolvidable Alina Rodríguez.

La actriz reconoce “la buena química” que hubo entre ellas, algo que determinó la evolución del personaje de Lala. Asegura que este trabajo novelístico “movió corazones en todo el país”. Ha hecho otros personajes inolvidables en los dramáticos El año que viene, La Botija y La cara oculta de la Luna.

El mundo del cine ha sido para ella como un amor platónico, un amor difícil. Al principio lo veía como algo que no era para ella. Sólo logró aparecer en pocas películas como “una más”.

Su primer papel protagónico en el cine fue Rosa la China. Se trataba de una historia de pasiones con el actor español Juan Luis Galiardo. En ese momento trabajaba esforzadamente, ya que el rodaje coincidió con la serie televisiva “Salir de Noche”, donde hacia el papel de una madura modelo de pasarela. Laboraba 24 horas, se metía en un papel y luego en otro muy distinto. La actuación como Rosa la China la llevó a presentarse en el festival de cine de Venecia.

En el año 2013 le tocó vivir un momento que la puso al borde de la muerte, por un derrame cerebral hemorrágico. Muchos se preocuparon por su frágil salud en ese instante. Sus familiares y admiradores  se preguntaban qué pasaría con esta hermosa mujer de ojos rasgados. Hoy, la actriz se encuentra de vuelta, vivaz y con otra visión de la vida.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EcuRed / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba