fbpx
Habana Blues
Vivarto

Habana Blues: una película que debes ver

Hay películas que marcan la vida de las personas de una manera asombrosa. En el caso de Cuba, uno de esos filmes que la gente recuerda a través de los años es Habana Blues, del director sevillano Benito Zambrano. ¿Por qué resulta inolvidable? Porque trata un tema tan complejo para los cubanos como es la emigración, la decisión de una familia entre irse del país o quedarse a luchar contra los molinos.


Zambrano se dio a conocer con Solas, un film exitoso de 1999. Luego transcurrieron varios años en los que solamente rodó una miniserie televisiva, Padre Coraje. Con Habana Blues, el director regresó en el 2005 a los sets cinematográficos. También con esta película Zambrano volvió a Cuba, donde estudió parte de su carrera como cineasta.

Habana Blues un film con un tipo de narración muy diferente al de sus trabajos previos. Tratada como si fuese un documental. Los problemas de un par de músicos de habaneros y los contratiempos que viven para alcanzar el éxito son la base de su trama. La entrada en escena de los representantes de una disquera española, parece que pondrá fin a sus dificultades. Pero entonces deberán tomar decisiones que impactarán en su porvenir.

El director Benito Zambrano. Fuente: El Confidencial.

La música y las imágenes de la Capital son protagonistas en Habana Blues

Hay dos cosas que llaman la atención al ver Habana Blues: la música y las imágenes de la capital. Toda la acción se desarrolla en la ciudad y la música no compone únicamente la banda sonora, sino que se convierte en el centro de la historia, destacándose sobre todo la canción Arenas de Soledad, de X Alfonso.

Al principio, Benito Zambrano había pensado en usar música de cantautor, pero se encontró con el florecimiento del hip-hop en La Habana. El ambiente underground se prestaba para contar esta historia sobre jóvenes cubanos. Charly Sánchez, coordinador musical del filme, explica que sobre la base del hip-hop y el rock, se agregaron elementos de música tropical y música urbana, para reflejar la realidad de la música nueva en Cuba.

Los ritmos del hip-hop, el rock y especialmente el blues acompañan los esfuerzos de los protagonistas por hacerse de un lugar en el mundo de la música. Con estos ritmos, la película se aleja de los estereotipos de la música caribeña como el merengue, la salsa y el son. El esfuerzo de grabación y mezclado musical lleva a la sala de cine un sonido de altísima calidad.

Mientras tanto, las imágenes de una Habana que se presenta destrozada en su arquitectura y su moral acompañan el acontecer de los hechos. En su filme, Benito Zambrano no solo cuenta la historia de los protagonistas, también cuenta a La Habana y las historias de los habaneros.

Hay dos cosas que llaman la atención al ver Habana Blues: la música y las imágenes de la capital. Fuente: Vivarto.

Un casting novel para una película inolvidable

Para dar mayor veracidad a la historia, Zambrano contrató actores desconocidos. Para esto hizo un casting muy extenso con numerosos jóvenes. Alberto Joel García Osorio y Roberto Sanmartín encarnan a los músicos Ruy y Tito. Yaliene Sierra interpreta a Caridad, la esposa de Ruy.  Más expertos, los catalanes Marta Calvó y Roger Pera interpretan a los representantes de la discográfica, metáfora del mundo capitalista que se aprovecha de aquellos a quienes aparenta querer ayudar.

El trabajo con los actores fue difícil, interpretar a músicos requirió recibir dos meses de entrenamiento para hacer creíble su actuación. El productor musical, Juan Antonio Leyva, dice que realmente parecían una banda en escena.

Los protagonistas son dos amigos que tienen un grupo musical y sueñan con llegar a vivir de la música, convertirse en artistas y salir de la miseria en la que viven. Uno de ellos, Ruy, es un hombre casado y con dos niños. Aun así, le es infiel a su mujer y por eso el matrimonio no va bien. Tito, el otro amigo, lo único que desea es salir de Cuba.

De repente, una compañía española quiere contratar a la banda. Todo parece que indicar que el sueño de los cantantes se va a cumplir. Sin embargo, le ponen como condición que, para poder vivir en España, tienen que olvidarse de Cuba, no pueden entrar más al país. Ruy dice que no hay negocio porque él tiene una familia formada y, por tanto, demasiadas cosas que dejar atrás. Sin embargo, para Tito esto no representa ningún problema.

Mientras, la mujer de Ruy quiere irse del país con los dos niños. No consigue ninguna vía legal por la que pueda viajar y toma la decisión de irse en lancha para los Estados Unidos. A partir de aquí se desarrolla una hermosa historia que resulta imprescindible para los que disfrutan de la música y los que hayan dejado algún pedazo de su corazón en Cuba.

La película consiguió dos Premios Goya en el año 2005: al Mejor montaje y a la mejor banda sonora. En ese mismo año fue nominada a Mejor película en los Premios Forqué. Merecidos reconocimientos para un filme que narra de una manera diferente las historias de los jóvenes cubanos y la vida en La Habana con la omnipresencia del blues, de la música urbana y de la música tropical.

A continuación te dejemos un par de artículos que quizás también podrían interesarte:

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba