fbpx

Yomar, el cubano que inmortaliza momentos con una cámara de más de cien años en el medio del Parque Central

En tiempos de teléfonos móviles y redes sociales, Yomar del Toro parece un anacronismo. Con su cámara de 1900 recorre los alrededores de la estatua de José Martí en el Parque Central ofertando a los turistas la experiencia única de tomarse una foto con la tecnología de sus antepasados.


Yomar sigue los padres de su padre, que a la vez aprendió el oficio del suyo, fundador del negocio familiar. En un pequeño laboratorio móvil, el habanero junto con su hermano, consiguen los retratos de forma artesanal y atractiva.

Su padre trabajó 47 años con la cámara. Yomar y su hermano llevan 20 desandando las calles de La Habana y sueñan con que sus hijos tomen el relevo cuando los venza la edad.

Tradicionalmente trabajaron en el Capitolio, con permiso de la Oficina del Historiador de la Ciudad, que ve a los fotógrafos como una atracción en sí mismos; pero con la restauración a que fue sometido el enorme edificio tuvieron que mudarse a otros lares.

Los fotógrafos callejeros no necesitan anuncios. Cuando los turistas los ven enseguida saben que es lo que hacen. Ellos forman parte también del patrimonio y las tradiciones de La Habana.

Por una foto Yomar cobra 2.00 CUC a los extranjeros y 1.00 a los cubanos. Sin embargo, cada vez son menos los clientes y más los que les tiran fotos a ellos con los celulares. El oficio parece morir para pesar de Yomar; y si cuando él y su hermano heredaron la cámara de su padre existían unos doce retratistas frente al Capitolio, hoy quedan muy pocos.

Recuerda con alegría como retrató a Teófilo Stevenson y a su familia, y a la mexicana Alejandra Guzmán cuando visitó La Habana a finales de los años 90; y explica que su cámara es un verdadero “laboratorio” en miniatura en el que la foto sale “al momento”. El problema es que el papel es muy difícil de conseguir en Cuba y depende de algunos buenos amigos que se lo envían desde el extranjero.

Se trata de una arte verdadero, opina, muy superior a las cámaras modernas en las que todo puede volverse a repetir. En su vetusto aparato hay que tenerlo todo en cuenta, el tiempo, el clima, la luz…

Fuente: On Cuba

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba