Casi 40 años del “Pronóstico del Tiempo” en la Televisión Cubana (curiosidades, personajes populares y anécdotas)

Casi 40 años del “Pronóstico del Tiempo” en la Televisión Cubana (curiosidades, personajes populares y anécdotas)

El 13 de enero de 1981, cuando la inmensa mayoría de los cubanos veía la televisión en blanco y negro apareció por primera vez en sus receptores un meteorólogo – presentador para ofrecerles el Pronóstico del Tiempo en el Noticiero Nacional de Televisión (NTV). Desde entonces no han faltado un solo día en la pequeña pantalla y han ido ganando espacios en todos los canales.

Antes de esa fecha a nadie se le había ocurrido un espacio televisivo semejante. Las personas para saber si iba a llover o hacer sol debían comprar los periódicos del día. Sólo en caso de que estuviera rondando un ciclón la televisión enviaba un equipo al Observatorio Nacional y grababa breves entrevistas a los meteorólogos como el Ingeniero José Carlos Millás (hasta finales de la década de 1960) o el Dr. Mario Rodríguez Ramírez (en el decenio de 1970).

En el NTV sólo se pasaba la cámara sobre un mapa de papel en el que un especialista que nunca salía en cámara iba señalando con un bolígrafo mientras una voz en off leía un boletín tan técnico que nadie entendía. Ahí empezaron los jodedores a llamar al Observatorio, “Instituto de Mentirología”.

En el NTV sólo se pasaba la cámara sobre un mapa de papel en blanco y negro

A pesar de que hasta en aliados íntimos de Cuba como la Unión Soviética, los meteorólogos – presentadores existían desde hacía bastantes años; la dirección de la Televisión Cubana (que siempre ha sido de lo más conservador en la Isla) se resistía a admitir este formato. Alegaba que un meteorólogo era incapaz de ser un “buen comunicador” y preferían seguir noche a noche con el infumable mapa de papel.

El favor que Allen le hizo a la Meteorología en Cuba

Sólo en 1980, cuando el poderoso Huracán Allen de categoría 5 cruzaba las mares al sur de Cuba la Televisión se decidió a enviar un remoto al Instituto de Meteorología (INSMET) para entrevistar en directo a los especialistas y mantener al tanto al pueblo de la trayectoria del meteoro.

Como el Dr. José Rubiera había tenido experiencia en la radio, la dirección del INSMET lo designó para que fuera él quien apareciera frente a las cámaras y ahí lleva casi 40 años.

Los partes de Rubiera, con un lenguaje asequible a la población, lejos del bodrio del mapa del NTV resultaron tuvieron un éxito enorme ante la teleaudiencia nacional y pocos meses después aparecían ante las cámaras de la televisión de la Isla el primer meteorólogo – presentador.

Rubiera comenzó a dar los partes meteorológicos en la televisión con un mapa de papel que se pegaba con cinta adhesiva junto a la foto del satélite. Se trataba de un sistema primitivo que no admitía errores como que estos se despegaran en plena transmisión… Como en efecto pasó en alguna ocasión.

Rubiera comenzó a dar los partes meteorológicos en la televisión con un mapa de papel que se pegaba con cinta adhesiva

Al paso de los años, Rubiera cedió espacios a otros especialistas que aparecieron en la Televisión Cubana como meteorólogos – presentadores. Algunos de ellos se retiraron, otros se dedicaron a otra cosa o emigraron (varios continúan presentando el pronóstico del tiempo en canales extranjeros).

Uno de los más populares entre estos presentadores fue el Licenciado Armando Lima, del que la audiencia aún recuerda su icónica forma de despedir el segmento: “Les deseo lo mejor…”. Su prematura muerte fue muy sentida por todos los cubanos.

El lenguaje también cambió. Los meteorólogos lo “internacionalizaron”, sustituyendo “turbonada” por “tormenta eléctrica”; “perturbación ciclónica” por “tormenta tropical” y “hondonada” por “vaguada”. Todos estos términos fueron rápidamente asimilados por el público cubano que cada vez entendía más de Meteorología.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba