fbpx
El cuadro más famoso de Carlos Enríquez
Collage TodoCuba

El cuadro más famoso del pintor cubano Carlos Enríquez

Una de las obras pictóricas más representativas de la cultura cubana y la más famosa del pintor Carlos Enríquez es El rapto de las mulatas. El pintor la creó en 1938, una época en la que había realizado exposiciones y regresado de sis viajes por varios países europeos, apropiándose de las principales corrientes artísticas del periodo.


El pintor Carlos Enríquez Gómez, nacido en Zulueta en el año 1900, a decir del intelectual cubano José Antonio Portuondo, “fue uno de los más talentosos renovadores de la plástica cubana y el amante más fiel y constante de la tierra cubana, sus criaturas y leyendas, en las cuales está la raíz de un auténtico arte cubano”.

El Rapto de las mulatas, una de las obras cimeras de Carlos Enríquez

Con El rapto de las mulatas, Enríquez Gómez aumentó su popularidad. El cuadro enseguida fue elogiado por la mayoría de los críticos. Fue tal su relevancia, que ganó la reconocida exposición Nacional de Pintores y Escultores de La Habana, en su segunda edición.

El rapto de las mulatas representa, en líneas que se desdibujan, a unas mujeres mestizas raptadas por mambises. En la obra predominan los colores cálidos, como el rojo y el amarillo. Lo singular de esta pintura no es la forma, sino la movilidad de las figuras.

Aunque el tema en cuestión había sido ampliamente tratado, Carlos Enríquez dotó de sensualidad a la violenta escena en la campiña. En El Rapto todo se entrelaza, desde el rojo de la sangre hasta el cielo tormentoso que también se hace parte de la violencia.

Violencia y sensualidad

Los personajes son cuatro, dos mujeres y dos hombres, esos últimos no luchan entre sí, sino que son raptores. La acción está cargada de sensualidad: surge el combate, los caballos se embisten, y los machetes cortan el aire. Las mujeres ofrecen una fuerte resistencia, pero al final la fuerza de los hombres las somete y ahí es cuando el dramatismo emerge del cuadro.

Cabe destacar, que la pintura es una clara alusión al mito del rapto de las sabinas. La historia cuenta que al fundarse Roma casi no había mujeres, entonces los romanos decidieron raptar a las sabinas para que fueran sus esposas, procrearan y así la urbe se perpetuara.

Si quiere sentir la sensualidad y el dramatismo de El Rapto de las Mulatas, debe visitar el Museo Nacional de Bellas Artes. El óleo original de Carlos Enríquez Gómez se encuentra en una de sus salas y constituye una de las obras del arte cubano más importantes allí exhibidas.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EcuRed / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba