fbpx

Rogelio Fundora, el guajiro cubano que pintó a Barack Obama con sombrero de yarey y guayabera

Rogelio Fundora siempre creyó que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos podían cambiar durante la presidencia de Barack Obama (2009 – 2017). Por esa razón decidió crear un cuadro que simbolizara la unión entre los dos países, y no tuvo mejor idea que representar al mandatario estadounidense de guayabera y sombrero de yarey, dos prendas típicamente cubanas.


Dueño de una finca de 30 hectáreas en Madruga, Mayabeque, Fundora se dedica al cultivo de frutas y cítricos y en sus tiempos libres se dedica a la pintura. Nunca se ha considerado a sí mismo como un “pintor”, sino como “un guajiro que pinta”. Una consideración que habla de la modestia de un artistas con más de 80 exposiciones personales y colectivas en Cuba y en el extranjero y cuyas obras forman parte de colecciones privadas y adornan la sede de instituciones en la Isla y en el extranjero.

Rogelio Fundora siempre creyó que las relaciones entre Cuba y Estados Unido

El cuadro, que pintó meses antes de la histórica visita de Obama a Cuba, forma parte de la serie “Guajiros de mi tierra” que refleja a importantes personalidades cubanas y extranjeras ataviadas con la guayabera y el sombrero de yarey que representan a los campesinos de la mayor de las Antillas.

Cuando en diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaban al mundo su decisión de normalizar las relaciones entre los dos países, Rogelio Fundora no podía siquiera sospechar que una de sus obras terminaría en manos del presidente de los Estados Unidos.

Primero pensó en obsequiarle la obra durante la visita que realizó Obama a la Isla, pero no se atrevió. No sería hasta casi el final del mandato del primer presidente afroamericano de la historia de los Estados Unidos, en enero de 2017, que se animó a enviarle la obra.

El cuadro forma parte de la serie “Guajiros de mi tierra”

Cuál no sería su sorpresa, cuando meses después recibió en su casa de Madruga, Mayabeque, un sobre timbrado con el sello presidencial de los Estados Unidos, que contenía una foto de un sonriente Barack Obama sujetando con sus manos el cuadro que le había enviado.

Para Fundora es un orgullo que el expresidente norteamericano haya aceptado su obsequio y tenido la deferencia de responderle con un detalle tan personal. En su opinión no puede existir mejor retribución para un artista.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba