fbpx

Lázaro Niebla, el cubano que crea obras de arte con puertas y ventanas desbaratadas (+ Fotos)

Lázaro Niebla Castro es un cubano natural de Cienfuegos, y trinitario por adopción, que tiene la peculiar afición de crear obras de arte sobre puertas y ventanas desbaratadas. Los que no lo conocen pudieran confundirlo con un carpintero remendón o un restaurador de muebles cuando lo ven recorrer las calles de la Ciudad Museo con esos pedazos de madera abandonados que el devuelve a la vida de la forma más hermosa posible.


Como los ebanistas de antaño, armado con un cincel y un martillo, Lázaro va dando forma a los rostros de personas comunes, a gente cualquiera que parecen asomados en las ventanas que trabaja.

Cada obra lleva como título el nombre de quienes representa

Siempre supo, desde que estudió en la desaparecida Academia de Artes Plásticas Oscar Fernández Morera de Trinidad, que lo suyo era la escultura y no la pintura. Lo que no imaginó nunca fue que su obra llegaría a ser reconocida por su originalidad y belleza y cruzaría los mares para ser expuesta en los Estados Unidos.

Su primera exposición en tierras norteñas fue en la Gallery Thiirty-Six, bajo la curaduría de Mike Bishop; y esta le abrió las puertas de otros centros de arte de la Unión que cayeron rendidos ante el arte de dar vida a las puertas y ventanas abandonadas.

Lázaro prefiere a quienes pasan desapercibidos entre la urgencia cotidiana

A diferencia de otros artistas que explotan el filón comercial representando personajes famosos en sus obras, Lázaro ha preferido siempre a la gente que pasa desapercibida: el vendedor de maní, el tejedor, la aburrida ama de casa…

Sus creaciones no llevan títulos pretensiosos, reciben el nombre de la persona real que las inspiró. ¿Qué mejor prueba de su calidad puede existir?, ¿qué mejor regalo para ellas que seguir existiendo una vez que se hayan ido para siempre y nadie las recuerde?

Lázaro Niebla Castro escudriñaba en la madera con un cincel y un martillo

Cientos de turistas pasan a diario por el estudio – taller donde trabaja y observan embobecidos las obras de Lázaro. Las agencias de viaje señalan su hogar como uno de los lugares de Trinidad que nadie debe dejar de visitar.

El ha guardado por años sus obras y montado su propia galería. A menudo vende algunas piezas, pero no porque lo desee en su corazón, sino porque es su sustento y la única forma de seguir creando.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba