fbpx
todocoleccion.net

La curiosa vida de la escultora Rita Longa

Siempre andaba imaginando los instantes de un gesto, las sombras de una emoción, el reflejo del alma. Así era la curiosa vida de la escultora Rita Longa.


La  piedra, el bronce, la madera, el yeso, la terracota… Todo suspiraba ante sus manos, nada se resistía a ser bello, nada escapaba del deseo de existir.

Residencias, plazas, templos religiosos y centros culturales guardan hoy, momentos infinitos.

De talleres y galerías emergió la dedicación, pero indudablemente, el talento  habitaba en ella.

Como confesó en una entrevista para la revista Bohemia: “Es más fácil con clases, en una academia se crea una cultura mucho más sólida; sin embargo, el que tiene la escultura adentro es mucho más escultor que si se hubiera graduado de Licenciado en Escultura. El escultor es ante todo un artista; se nace, se crece y se vive como un artista. Lo demás es el tiempo”.

Quizás por eso que la escultora Rita Longa está en Belgrado, en España, en Puerto Rico, en la Cuba que la vio nacer hace más de cien años, justamente un 14 de junio.

la escultora Rita Longa,
Todo suspiraba ante sus manos, nada se resistía a ser bello, nada escapaba del deseo de existir. FUENTE: pintorescubanos.com

Rita Longa no puede más que permanecer silenciosa, ve pasar las miradas cómplices, las emociones descubiertas, las esculturas comprendidas.

Rita Longa hizo en vida una obra para estar siempre: antes y después de irse.

Pero, ya no se mueven sus manos, ya no nacerá más la Virgen del camino, la Muerte de Hatuey, la Aldea taína, el Bosque de los héroes, o el Gallo de Morón…

Escultura de Rita Longa. FUENTE: Cubasi

Ya no nacerá otra Rita Longa Aróstegui, pero quedan sus obras y todas las luces que dejó en ellas: los brillos que vemos y los secretos que se esconden, como alguna vez confesó la artista al hablar de las monedas, por ejemplo: “Yo tengo la costumbre, cuando fundo algo sea en cemento o en metal, de tirar una moneda que se funde con el material…”

Y después de tanto trabajo y encantos, en el cementerio de Colón  quedó quizás su mejor escultura, sin monedas, sin ser de mármol,  sino de esencia, en el interior invisible de su tumba.

Escultura de la cubana Rita Longa. FUENTE: todocoleccion.net

Escrito por | Redacción

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba