fbpx
Gibara, Holguín
VisitarCuba

El pueblo de Gibara: uno de los más hermosos de Cuba

El pueblo de Gibara, en la provincia de Holguín, resulta ser un extraño rincón de Cuba a la entrada de una bahía rodeada de montañas. Apodado como La Villa Blanca, debido a las murallas que la defendían en la época de la colonia. Aunque algunos dicen que este apodo se debe a la comida típica del pueblo: los mariscos.


Algunos historiadores creen que a la Bahía de Gibara llegó Colón el 29 de octubre de 1492. Esta villa fue fundada en 1817. Los pobladores son, en su mayoría, gente hospitalaria, introvertida, sencilla. Todos los años, en el mes de abril, llegan a ella muchos visitantes debido al Festival Internacional de Cine Pobre «Humberto Solás», que allí se realiza anualmente.

Estatua de la Libertad frente a la Parroquia de Gibara
Estatua de la Libertad frente a la Parroquia de Gibara. Fuente: NCPTT.

A lo lejos, se ven casi desde cualquier lugar del pueblo las grandes turbinas generadoras de electricidad del parque eólico. Estas últimas recuerdan a las fotos de países muy desarrollados, como Holanda o Alemania. Son tan grandes y tan imponentes que parece que se encuentran muy cerca. Los aerogeneradores de cincuenta metros de altura fueron instalados en el 2.008 para contribuir al abastecimiento eléctrico y al ahorro de combustibles fósiles.

Estadía en el pueblo de Gibara

La oferta hotelera es variada, aunque el pueblo es pequeño. A los Hoteles Ordoño, Arsenita, Las Brisas, Hostal Betina  y Playa Colón se les unió este año el Hotel Bahía del Almirante. En la Villa Blanca hay varios hostales y casas de renta, con todas las condiciones para disfrutar durante la estadía allí, con precios bastante económicos y en moneda nacional. En estas casas de renta ofertan, por 50 pesos cubanos (2 dólares) por persona, un desayuno que es suficiente para no comer nada más en el resto de la mañana: leche, frutas, tortillas, tostadas con mayonesa, jugo, pan y dulces.

Hay paladares donde sirven excelentes platos y además venden pizzas, dulces deliciosos o panes con carne, todos a precios muy económicos.

Vista del pueblo. Fuente: América Mía.

¿Y la comida?

Según Pedro Luis Roldán Galbán o como todos lo conocen: Pelly, se puede comer todo el arroz, ensalada y vianda que desees en su restaurante. Aunque difícilmente alguien pide más, la cantidad inicial es suficiente. Cualquier plato fuerte cuesta lo mismo: 100 MN. La ración es tanta que con un solo plato comen dos personas y quedan satisfechos. Los filetes de castero son de lo mejor en Gibara y, además, vienen acompañados de un hermosa vista. Hay clientes que van desde la ciudad de Holguín, con su familia, solo para disfrutar de un buen almuerzo.

Cuenta Pelly, orgulloso de su negocio, que tienen pollo y carne de puerco, pero lo que más les gusta a los clientes son los pescados o mariscos. Roldán abrió hace unos meses su restaurante y – afortunadamente – le va bien. Ahora hay capacidad para 30 personas, pero para el Festival habrás para más y no cerrarán mientras tengan clientes.

Camarones
Plato de camarones en un restaurante de Gibara. Fuente: CubaPaladar.

En Gibara hay varias paladares de excelente calidad, en las que el menú se basa en las comidas típicas del pueblo, fundamentalmente las provenientes del mar. La Cueva Taína, El Curujey, Las Terrazas, y el Villa Azul, el restaurante de Pelly.

En estos lugares se encuentra el balance perfecto entre una excelente vista panorámica del pueblo, un espacio acogedor, un servicio de excelencia y el buen sabor de una auténtica comida criolla hecha en casa.

Lugares a visitar en la Villa Blanca

El pueblo de Gibara tiene una riqueza arquitectónica colonial tal, que ha sido declarado Monumento Nacional por la Comisión Nacional de Monumentos en el año 2.004. Una muestra de ello son los lugares que no se pueden dejar de visitar, como el Museo de Historia Natural o el Museo de Arte, ubicado en una hermosa mansión de estilo neoclásico. En el museo de Historia Municipal aprenderás todo sobre la fundación y desarrollo de Gibara. Una visita obligada es a la bellísima Iglesia de San Fulgencio. Si te interesa la lectura debes pasar por la Biblioteca Municipal «Armando Leyva Balaguer», la más antigua de toda la provincia de Holguín.

Por supuesto, una visita a la Villa Blanca estaría incompleta sin un buen baño en las playas de la bahía. Las más visitadas son Playa Caletones y Playa Gibara.

Gibara, asegura el periodista David Vázquez, es el pueblo más lindo de Cuba. Su magia se tatúa en los recuerdos para siempre. «Nada volverá a ser igual después de caminar sus calles, disfrutar de la brisa del Atlántico y decirle a alguien “te quiero” a la orilla de la bahía».

Gibara: la villa blanca
Gibara: la Villa Blanca. Fuente: TripAdvisor.

Conoce más sobre maravillosos rincones turísticos cubanos en nuestra sección de recreación y naturaleza.

De igual manera, te dejamos algunos enlaces directos a artículos de interés:

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: OnCubaNews

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba