fbpx

Estatua del Conde de Casa Moré, la fina obra de arte que Fidel Castro tiró al olvido en un almacén por tratarse de un «elogio al capitalismo»

Sagua la Grande fue una de las ciudades cubanas más prósperas de la República. Sus vecinos tenían un alto sentido cívico y siempre se preocuparon por su engrandecimiento y por honrar a los personajes ilustres que contribuyeron a su progreso. Por eso hicieron erigir un monumento a Don Eugenio Moré, Conde de Casa Moré frente a la imponente estación de ferrocarriles.


La ubicación de la estatua no podía ser otra, pues el conde fue uno de los principales promotores de la empresa del Ferrocarril de Sagua la Grande y su primer administrador.

Fue Don Leonardo Chía quien presidía el Consejo Directivo de la Empresa del Ferrocarril en 1893 el que tuvo la iniciativa de que se hiciera una estatua al primer accionista y presidente fundador de la próspera compañía, lo que de inmediato se acordó.

La estatua, una finísima obra de arte, que fácilmente clasificaba entre las mejor logradas entre las que adornaban las plazas y parques de Cuba, fue esculpida en Florencia, Italia y se develó el 4 de febrero de 1894 en medio de una fiesta popular y religiosa a la que asistió en masa el pueblo de Sagua la Grande.

Al Conde de Casa de Casa Moré se le inmortalizó en mármol blanco de Carrara y se colocó sobre una columna de estilo dórico en cuya base se talló la siguiente inscripción: “La Compañía del Ferrocarril a su Presidente el Conde de la Casa Moré, 1893”.

Por más de medio siglo la estatua adornó la entrada de la terminal de ferrocarriles de Sagua la Grande, hasta que en la década de 1960, desde la «alta jefatura del país» llegó un indicación que afirmaban que no era de buenos comunistas mantener un monumento a un empresario capitalista. Así que mandaron a retirar la estatua y en su lugar levantaron un monumento a los Mártires de la Huelga del 9 de Abril de 1958.

La estatua del Conde fue arrojada a un almacén donde permaneció olvidada, hasta que se colocó en el patio de la casa de cultura del pueblo, junto a otras que habían sido defenestradas.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba