¿Qué decía el curioso parlanchín de la revista Carteles?

¿Qué decía el curioso parlanchín de la revista Carteles?

Casi treinta y un años estuvo colaborando Emilio Roig con la revista Carteles. Sus primeros textos,  por el año 1923, eran esporádicos y breves, pero con el tiempo se fue insertando con mayor compromiso en aquellas páginas.

En mayo de 1924, Carteles cambia su status de Revista Mensual de Espectáculos y Deportes a semanario de información general. A partir de ese momento sus colaboraciones con la publicación fueron más continuas y, finalmente, encontraron un espacio fijo.

Autores como la estudiosa Ana Cairo reconocen a Emilio Roig como un antologador del género de costumbres, pues supo dar valor y  divulgar la obra de escritores cubanos del siglo XIX como Manuel de Zequeira, Buenaventura Pascual y Gaspar Cisneros. “Quizás el apego y admiración a la obra de esos autores hayan contribuido de manera significativa en la conformación de su propio estilo. De ahí probablemente derive su cuidado y correcto lenguaje a la vieja usanza, la presencia de la crítica y la intención de reformar, el constante nacionalismo y la añoranza por las costumbres de antaño”.

-encaribe.com

En sus artículos resulta muy curioso el uso de diferentes términos y frases del momento, como parte  de su propio léxico, sintagmas en ocasiones incluidos en los diálogos para caracterizar a determinado personaje o ambiente o para contribuir al carácter humorístico de la prosa. Entre ellos podemos destacar: aflojar la mosca (dar dinero), pelar la pava (enamorarse, acariciarse), joven en edad de merecer (joven apta para el matrimonio), pollita (muchacha adolescente, joven), chiqueona (cariñoso, mimoso), consorte (cónyuge/ esposo/a), duquesa (clase de auto de dos plazas), chacota (broma, juego), caletre (talento o capacidad para hacer algo), forros (votos electorales falsificados) y morada de la Intrusa (cementerio).

Con razón, Emilio Roig firmaba bajo el seudónimo: El curioso parlanchín. Su discurso se desarrolla a partir de dos tendencias o líneas temáticas: la representación de tipos sociales, y la representación de prácticas y costumbres de determinados grupos. Sin embargo, sus críticas iban más allá de un simple tema central para abordar un sinfín de cuestiones, las cuales alcanzaron casi todas las esferas de la vida de la nación y los personajes que en ella convivían.

Escrito por: Redacción - NFZ.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba