Artistas cubanos: Gilberto Frómeta, la pintura y los estilos que quizás no existen

Artistas cubanos: Gilberto Frómeta, la pintura y los estilos que quizás no existen

Gilberto Frómeta es uno de los pintores cubanos más reconocidos. Nació en La Habana el 21 de enero de 1946 y gran parte de su niñez la vivió en Estados Unidos junto a sus padres, hasta que la familia decide regresar a Cuba en 1961. Es graduado de la Escuela Nacional de Arte y del Instituto Superior de Arte, y de sus épocas de estudiante guarda interesantes anécdotas: años en los que se definía como artista.

Por eso, en una ocasión confesó: “Yo antes me preocupaba mucho por mi estilo y porque yo veía que las carpetas de mis compañeros, se identificaban sin mirar el nombre y las mías no. En las mías tú veías un trabajo hecho con un estilo, otro con otro, otro con otro… En fin, yo hacía lo que me parecía, pero a la vez me preocupaba por eso. Y un día Jorge Rigol, el director de la escuela donde yo estudiaba, después de conversar mucho conmigo, me dijo: A lo mejor tu estilo es precisamente no tenerlo. Y a partir de ahí yo me despreocupé por completo de tener estilo”.

Actualmente, a Gilberto Frómeta, la diversidad de procedimientos técnicos -la pintura, la fotografía, el arte digital, el grabado- le ha permitido entenderse como artista, a la vez que va forjando una manera propia de hacer, que lo caracteriza de algún modo.

Gilberto Frómeta es uno de los pintores cubanos más reconocidos. -artemorfosis.com

La técnica del entintado de las planchas de metal en la calcografía le permitió crear muchas obras suyas que están pintadas con plana de albañil: la tina en la plancha se aplica con una plana, con una espátula de goma, y se van llenando las incisiones que se le hacen a la plancha con la tinta, después se imprime y lo que se imprime es lo que está en el hueco.

Según cuenta con orgullo y satisfacción, ese procedimiento de entintar con una espátula Frómeta le llevó a un plano grande: puede coger una plana de albañil, le hecha la pintura y pinta con la plana de albañil. En varias ocasiones ha aclarado que la gran mayoría de sus cuadros abstractos están hechos con plana de albañil, sobre todo los que están inspirados en caballos, animales muy recurrentes en su obra.

Y con esa fuerza y empeño continúa día a día su trabajo. Sus propias palabras definen su camino: “Con los años sí han salido formas definidas, de manera que me pueda identificar tanto en la figuración como en la abstracción, sobre todo en la abstracción, inclusive, en las obras que llamo “matéricas”, también es definible un croquis. No son cosas nuevas en la historia de las artes plásticas o en la historia del hombre, pero son cosas nuevas que yo enfrento y me desarrollo a través de ellas. No importa la edad, el problema es seguir. Todo lo que se haga en este espacio plano bidimensional, vale”.

Escrito por: Redacción - LD, usando información de: TodoCuba.