fbpx

Lluvia con sol, ¿se casa la hija del diablo?

Dice un viejo dicho cubano que cuando llueve con el sol brillando es que “se casa la hija del diablo”.

Este peculiar evento meteorológico tiene, sin embargo, una explicación mucho menos fantástica.


La lluvia con sol ocurre cuando la cubierta de nubes en una zona determinada es poco y no logra cubrir totalmente al sol. Entonces sucedes chubascos muy breve y a intervalos que pueden ocurrir durante cualquier época del años, aunque son mucho menos frecuentes en la temporada de lluvia, cuando sí suele llover a raudales.

El fenómeno meteorológico también ha llamado la atención en otras latitudes y pueblos que han buscado su particular explicación del mismo.

Así, en Estados Unidos e Indonesia, la caída de lluvia con sol se relaciona con los nacimientos o muertes y en Francia que las precipitaciones son las lágrimas de la esposa del diablo a la que esté está golpeando con una escoba hasta el punto de hacerla llorar (una versión que si bien no es exacta a la de Cuba, sí guarda notables semejanzas).

En varias naciones europeas se asocia el fenómeno con el enlace matrimonial, pero no entre seres humanos, sino entre animales. Los búlgaros afirman que llueve con sol cuando se unen los osos y los británicos que esto sucede por el enlace entre monos.

El origen común de todas estas expresiones parece estar, según los estudiosos en la adaptación cristiana de la leyenda grecolatina en la que Júpiter, dios supremo del Olimpo, pelea con Junín, una deidad que encarna a la humedad y que se desparrama sobre la tierra durante su derrota.

Como sea, los cubanos no prestan mucha importancia al de dónde vino o al por qué se dice. Cada vez que ven llover con el sol presente, repiten que “se casa la hija del diablo”. No importa que sean católicos, evangélicos o ateos, lo dicen una y otra vez, porque los dichos populares no entienden de religiones ni de ideologías.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba