fbpx
¿Cómo celebran los cubanos el fin de año?
Estudio Web Doce /Pixabay

¿Cómo celebran el fin de año los cubanos?

En algún momento durante la década de los años sesenta, no se podría decir cuándo con  exactidud, los cubanos dejamos de celebrar la navidad. Con ella se fueron los arbolitos, el nacimiento de Jesús y las comidas y dulces típicos de esa fiesta, el turrón y el mazapán. También se fueron los obsequios. La costumbre de la Navidad se consideraba un rezago de la burguesía. No fue sino hasta el año 1998, cuando Juan Pablo II visitó Cuba, que discretamente se retomó la celebración del 25 de diciembre. Por eso, para los cubanos, la Navidad no tiene tanta connotación como la celebración del fin de año y el primero de enero.


No es de importancia dónde se viva, o que comodidades se puedan disfrutar. No hay como  esperar con la familia a que den las 12 de la medianoche y luego salir luego a la calle. Lo primero es quemar el muñeco que representa el viejo año viejo. Entonces hay que ir a felicitar a los vecinos y a los amigos, y repetir aquello de: «no te veía desde el año pasado».

Pero ¿cómo se pasa el fin de año en Cuba?

Pero antes de esta noche agitada, se debe comenzar por la mañana del 31 de diciembre. Hay que levantarse temprano, porque se debe matar y preparar el puerco. Hay los hay que prefieren mandarlo a asar, ahorrándose todo ese trabajo. Pero, nada es comparable al buen rato que se pasa con los amigos, asando al puerco en púa, tomando un traguito de ron mientras le vas dando manigueta. Todo se alterna con un buen partido de dominó.

Pero a las mujeres de la casa les toca un trabajo rudo, pues se debe alistar el mondongo. Con él se prepara una de las maravillas de la cocina cubana: la morcilla. Se pueden hacer las trencitas o bien la tripa gorda. Entre todas lo lavan con naranja agria, sal y hojas de guayaba. Un un palo especialmente preparado para la ocasión le dan la vuelta y lo tejen.

En casi todas partes el almuerzo es similar: yuca con mojo y gandinga. Esta se prepara con el hígado del puerco, se sazona con ají, cebolla, ajo y otras especies. Eso sí, las señoras de mayor edad te pueden explicar que es muy importante no echarle agua ni  cítricos, de lo contrario se pondrá duro.

Luego de todo esto hay que descansar un poco. Pero la fiesta continúa. Ahora hay que coger un diez. El dominó está poniéndose «encendío» y se las apuestas son a «un trago de ron por pase». Con el juego es probable que los que vigilan la cocción del puerco se descuiden, Entonces puede quedar algo crudo, o peor, pasarse un poco. Pero esto siempre se puede arreglar. Para que no se le caiga la carne o los pellejos a los perniles, “le ponen falda”, se trata de algo verdaderamente divertido.

Ya está listo el puerco y llega el momento de servir la comida. Depende de la cantidad de comensales se prepara una mesa larga, se sirve «plato en mano» o se va distribuyendo la cena a los invitados que están sentados en bancos.

Lo que nunca falta en una cena cubana de fin de año

Todo listo para la cena de finde añ
Todo listo para la cena de fin de año. Fuente: Renán García Tamayo / Wikimedia (CC BY-SA 4.0).

El plato principal es el puerco asado, acompañado con congrí, o moros con cristianos, yuca con mojo (un adobo a base de naranja agria, manteca de puerco y ajos) y abundante ensalada de lechuga y tomates. Por supuesto, la cerveza debe abundar.

Por supuesto, hay los que prefieren comerse la carne del cerdo como un sándwich a la manera cubana, con esa maravilla que es el casabe. Seguro que la abuela sorprende a todos al final, con su famoso dulce de naranja, para completar las delicias de esta noche tan especial. Realmente no se puede pedir más.

De esta manera ¿quien no quiere celebrar un fin de año a la cubana? Justo a la media noche se descorcha una botella de sidra y después… ¡a bailar! ¡hasta que se seque el Malecón!

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Havana Viral / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba