plaza-maceo-santiago

Dos curiosidades de Antonio Maceo, el Titán de Bronce que aseguraba que las balas no mataban, pero le tenía temor a los dentistas

Más que una historia, este relato parece cosa de leyenda. Yace Antonio Maceo, casi moribundo, en la hamaca de un hospital de campaña. Tiene en el pecho una herida del tamaño de un puño y una mano prácticamente destrozada. Se hacen esfuerzos desmedidos por salvarlo cuando la columna española del general González Muñoz, perseguidor incansable del Titán, se hace presente en el lugar. Ayudado por su esposa María Cabrales, su hermano José y otros combatientes, logra Maceo dejar la hamaca y subir a un caballo. Se esfuma, a todo galope, ante los ojos de los que daban como segura su captura.

Poco después, el capitán general Arsenio Martínez Campos informaba a Madrid: «Creí habérmelas con un mulato estúpido, con un rudo arriero, pero me lo encuentro transformado no solo en un verdadero general, capaz de dirigir sus movimientos con tino y precisión, sino en un atleta que en momentos de hallarse moribundo en una camilla, es asaltado por mis tropas y abandonando su lecho se apodera de un caballo, poniéndose fuera del alcance de los que lo perseguían».

Así era Maceo. Como decía el coronel Francisco Camps en sus memorias: «Un hombre a quien las balas no matan».

Elguea, sus aguas termales y su poder curativo

La balas no mataban, pero lo dentistas eran otra cosa…

Está Maceo en Nueva York reunido con amigos y compañeros de lucha y se queja de un fuerte dolor de muela. Uno de los presentes le aconseja que visite a un dentista; le recomienda uno, norteamericano, y a su consultorio se encamina el Titán llevando como intérprete al hijo de su amigo.

- Publicidad -

Contó el muchacho después que notó a Maceo nervioso e intranquilo durante la espera. No le dio importancia, sin embargo, al asunto, que atribuyó a la molestia que le producía la pieza cariada.

Examinó el dentista a Maceo. La muela estaba en tan mal estado que no dejaba más alternativa que la extracción.

—Hoy no puedo, vuelvo otro día —comentó Maceo y, sin perder un minuto, abandonó el sillón del especialista.

Ya en la calle, el bravo entre los bravos, que tenía ya en su cuerpo 21 cicatrices de guerra, sonrió y con cierta ingenuidad infantil dijo a su acompañante: —¡Tengo horror a que me saquen una muela!

Deja Tu Opinion..

comentarios

La obra de teatro Antigonón, de la compañía cubana El Público sigue acumulando aplausos por todo...

En el apartamento de Aurora Pita en El Vedado habanero, es posible encontrar una magnífica colección...

César Salas Zamora fue uno de los patriotas cubanos en los que más se apoyó José...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA