fbpx
La Esquina de Tejas, una de las esquinas de La Habana con nombres curiosos
PxHere

Las curiosas esquinas de La Habana con nombres propios

Muchas esquinas de La Habana eran y son más fáciles de ubicar por el nombre con que las ha terminado bautizándo la población, que por la dirección de las calles que se intersectan en ellas. Hay nombres que otorga el populacho, que hasta al menos entendido le sacan una sonrisa por el doble sentido.


Así sucedía con la esquina de las calles Merced y Habana, en la Habana Vieja. Durante muchos años, en siglos pasados, se conoció como la esquina del agua de Bollo. No, no se asombre amigo y no deje que su imaginación lo engañe. Esto se debía a que por aquellos tiempos existía en ese lugar una bodega, que vendía una bebida sacada del maíz con que el se hacían los bollitos de mina.

Curiosos nombres de las esquinas de La Habana

Otra esquina curiosa era del de Rayo y Maloja, que le decían la esquina del Muerto. La primera  historia cuenta que Don Manuel Hernández, que vivía en Lealtad entre Reina y Salud, tenía en ese lugar una herraduría y los muchachos traviesos de la zona lo tenían atormentado, gritándole todo el día Don Manuel el Muerto. Por esas mismas burlas y de un gran enojo que agarró, terminó muerto de un infarto dentro de su negocio.

Otra historia a la que también se le atribuye el sobrenombre de ese espacio narra que un hombre, natural de Mallorca, mató a su mujer y trató de eliminar los restos arrojando el cuerpo desmembrado en la letrina de su casa, la que estaba ubicada en la esquina opuesta a la herraduría.

Quizás una de las esquinas más famosas de La Habana y que no ha perdido su nombre es donde las calles Mercaderes y Amargura se cruzan, la esquina de la Cruz Verde. En ese lugar existe desde hace más de un siglo una cruz de dobles brazos, que originalmente estaba pintada de un llamativo color verde. Esta correspondía a la primera estación del Vía Crucis que recorría en la cuaresma desde el Convento de San Francisco hasta la Iglesia del Cristo.

Esquina de La Cruz Verde
Esquina de la Cruz Verde, años 40. Fuente: Habana Radio.

La emblemática esquina de Toyo

Parece que una de las esquinas más conocidas por todos los habaneros es la de Toyo. De seguro, si hacen una encuesta, la mayoría responderá que este lugar, donde nace la Calzada de Luyano con el cruce de la Calzada de Diez de Octubre, debe su nombre a una panadería que lleva años allí. Nada más equivocado, porque debe su nombre al dueño de un bodegón que era paradero de caminantes y que existió en el mismo lugar hasta el año 1928, cuando fue derribado.

El único lugar que puede competir la esquina anterior es La Esquina de Tejas. Al igual que la de Toyo, la historia de que su nombre proviene de una casa de techo tejado o de un tejar que existía en lugar están errados. En realidad, la intersección de las calles Infanta y Calzada del Cerro debe su sobrenombre a un agrimensor de este apellido, que levantó los planos de aquellos sitios antes de 1900.

En la Calzada de Monte y su intersección con la calle Figuras, existía un pequeño trapiche desde principios de 1800. Para todos los habitantes de la villa era conocido este establecimiento, dedicado exclusivamente a la fabricación de guarapo. Se cuenta que era uno de los mejores de la Habana. Era muy fácil ubicarlo como referencia de una dirección diciendo: «Lléguese a la esquina del guarapo».

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección  Recreación y Naturaleza.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Habana Radio / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba