fbpx

La curiosa historia de Don Antonio Álvarez Valerino I, el loco cubano que se creía Majestad Emperador del Mundo

Sin dudas el loco más famoso de todos los tiempos en Cuba fue el Caballero de París, pero a mediados de la centuria pasada la pelea por tan dudoso honor aún no estaba decidida. En ese entonces se paseaba por las calles de La Habana otro enajenado célebre, Don Antonio Álvarez Valerino I, su Majestad Emperador del Mundo, que según su desbordada imaginación era, además: Jefe Supremo de Mar Tierra y Aire de las fuerzas de las Naciones Unidas y coordinador del Parlamento Federal Mundial en la Ciudad Militar de Columbia, donde dictaba órdenes secretas al mismísimo general Fulgencio Batista.


Don Antonio Álvarez Valerino I, vestía un uniforme militar, gorra de plato con el escudo distintivo de su elevado rango y en su pecho lucía un gran número de condecoraciones por los servicios prestados en la defensa del mundo.

Su “puesto de combate”, donde recibía las órdenes de los agentes secretos de todas las agencias de seguridad del orbe se encontraba en la Acera del Louvre, el Teatro Martí y los alrededores del Parque Central. Para despistar a sus incontables enemigos residía en un mísero cuartico en la calle San Miguel No. 5 donde elaboraba sus planes secretos.

Tan pintoresco personaje nació en Manzanillo, Oriente, el 12 de enero de 1881 y según una entrevista que concedió a la revista Bohemia en 1952 combatió en la Guerra del 95 bajo el mando del mayor general, Mario García Menocal.

El hecho de que su nombre no apareciera entre los veteranos y pensionados del Ejército Libertador (lo que arroja serias dudas sobre su participación real en el conflicto) lo justificaba alegando que había rechazado la pensión porque había ido a “defender a Cuba, no por interés, sino por patriotismo”.

Sin embargo, su papel en el conflicto fue “fundamental” para la derrota de España y, tras la guerra de Cuba, afirma, combatió también en África y en el mundo entero como general en jefe.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba