Grandes de la música cubana: Buena Vista Social Club

Grandes de la música cubana: Buena Vista Social Club

Para nadie es un secreto que Cuba es una isla tremendamente musical. La rutina de los cubanos es concebida con música…, la vida se cuenta con música. Generaciones enteras han marcado tendencias y han creados ritmos, al punto que los cubanos se han abierto su propio camino en el mundillo internacional por la falta de promoción en las grandes transnacionales.

Si de historia musical hablamos,  es imposible no mencionar un conjunto que marcó una pauta en la cultura cubana por allá por la década del 30 del pasado siglo: El Buena Vista Social Club.

 El grupo tiene su origen en  el club social que se ubicaba en el populoso barrio de Marianao, Buena Vista. La institución agrupaba personas que practicaban actividades relacionadas con la música y el baile y que gozó de amplia popularidad en el país. Tal fue su ascendencia  que el sitio se convirtió en un obligado lugar de encuentro de los músicos de aquella época.

Sin dudas, el Buena Vista Social Club fue un hervidero artístico. Músicos de la talla de bajista Cachao López, Arsenio Rodríguez y Rubén González tocaron en el club durante los años 1930 y 1940. De esa época de oro de la música cubana nació el mambo influenciado por el jazz, la charanga, y formas de baile como la pachanga y el Cha- Cha- Chá. También se desarrollaron los tradicionales estilos musicales afrocubanos como la rumba y el son.

Buena Vista Social Club, Wim Wenders 1999.- trueorleans.com

Más tarde, ya por 1996, algunos de sus integrantes se unieron nuevamente para grabar y hacer presentaciones internacionales. De ahí que el grupo fuera acreedor de un Grammy y de la nominación al Oscar de la película Buena Vista Social Club. Todos bajo la batuta del músico cubano Juan de Marcos González y el guitarrista norteamericano Ry Cooder.

Entre estos legendarios músicos estuvo Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Eliades Ochoa, Rubén González Fontanills, y Omara Portuondo.

El nuevo disco obtuvo un gran éxito comercial y de la crítica inesperado. A parte del premio Grammy obtenido se convirtió en la obra más vendida de la larga carrera de Cooder.

En 1998 Cooder volvió a La Habana para grabar nuevamente con el Buena Vista. Las sesiones fueron capturadas en la película del director de cine alemán Wim Wenders, que también documentó las taquilleras actuaciones en vivo del Buena Vista Social Club en Ámsterdam y Nueva York en 1998.

El documental también incluye entrevistas con los músicos llevadas a cabo en La Habana. La película de Wenders, titulada también Buena Vista Social Club, ganó una nominación al Oscar en el 2000 y el Galardón de Mejor Documental en el European Film Awards.

Escrito por: Redacción - LD, usando información de: TodoCuba.