fbpx

Conociendo a Panchito, el último cacique indio que queda en Cuba

Eso que enseñan en las escuelas que los españoles exterminaron a los indios y que en dos siglos no quedaba ninguno es un cuento de camino. Lo que hubo en Cuba fue mucho mestizaje; pero comunidades casi puras de descendientes de aborígenes han llegado hasta nuestros días, sobre todo en las montañas de oriente. A una de ellas pertenece Francisco Ramírez Rojas, el último cacique.


Para él y los suyos que lo reconozcan como jefe amparados en las costumbres ancestrales; pero para el resto de los cubanos (acostumbrados a que los jefes los pone el Partido) la cosa no resulta tan clara.

Panchito ejerce su “mando” en La Ranchería, una comunidad de montaña en Guantánamo a la que sólo se puede llegar tras dos horas de camino en un camión de triple tracción. Hace unos años hasta allí subió el comandante Ramiro Valdés y tras entrevistarse con Panchito el Estado les edificó casa de mampostería, pues hasta entonces todas la viviendas eran de guano.

Francisco Ramírez Rojas, el último cacique.

El cacique y muchos de los suyos se niegan a abandonar el lugar donde sus familias han vivido a lo largo de incontables generaciones. Allí trabajan la tierra en común como lo hicieran antes los primeros habitantes de Cuba y se reparten entre todos el fruto del trabajo. Cuando salen de las casas nadie cierra las puertas porque el robo es un concepto que no existe en la Ranchería. Sólo una vez ocurrió un robo y Panchito, con toda la autoridad de su rango lo expulsó de la comunidad.

Sin embargo, al igual que sucede con casi todas las comunidades de montaña en Cuba, la gente de Panchito se está yendo. No porque les disguste que este sea su cacique, sino porque los más jóvenes desean una forma más moderna de vivir y los viejos se ha ido muriendo. Hace algunos años Panchito ejercía su cacicazgo sobre 40 almas, hoy apenas sobrepasa la veintena.

El cacique y muchos de los suyos se niegan a abandonar el lugar donde sus familias han vivido a lo largo de incontables generaciones

Panchito tiene más de 80 años y siempre ha vivido entre las lomas. Su abuelo, que era más indio que él (porque indios era lo que había en el lomerío) lucho junto a las tropas de Antonio Maceo y luego hizo familia en el lugar.

El gran temor de Panchito es que la comunidad no sobreviva si continúa la migración y entonces si desaparezcan para siempre las costumbres de los indios. Entonces sí habrá sido el último cacique.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba