fbpx
Capitolio de La Habana
Steph32 / Wikimedia

6 Curiosidades que no conocías sobre el Capitolio Nacional de Cuba

El imponente edificio del Capitolio Nacional de La Habana se construyó en 1929. El presidente Gerardo Machado le encargó el diseño al arquitecto Eugenio Raynieri Piedra. Debía servir de sede al Congreso de la República de Cuba. Raynieri se inspiró en tres obras maestras de la arquitectura universal: el Panteón de París, la Catedral de San Pablo en Londres y el Capitolio de los Estados Unidos.

Algunas curiosidades del Capitolio Nacional


1. El Centelleador: visible a 50 millas

La cúpula del Capitolio, en el momento de su finalización, por su grandeza y elevación no solo se divisaba desde los más apartados extremos de la ciudad, sino que desde una distancia superior a las 20 millas mar afuera. Sobre ella se encendía una linterna con cinco grandes reflectores giratorios, que junto a la luz de faro del Castillo del Morro, eran las dos luces que se veían a mayor distancia fuera de las costas habaneras. La del Capitolio era llamada El Centelleador. Al tiempo de inaugurarse era la única de su clase en el mundo y según dicen, podía verse a una distancia de 50 millas.

La cúpula del Capitolio Martin Abegglen / Flickr (CC BY-SA 2.0).

2. La historia de Cuba en bajorrelieves

En sus grandes puertas de entrada, fabricadas en bronce, hay sesenta bajorrelieves. En algunos de ellos se muestran los hechos más interesantes de la historia de Cuba, comenzando por la época precolombina y terminando con la inauguración del Capitolio.

Relieve sobre una de las puertas del Capitolio. Fuente: Tony Hisgett / Flickr (CC BY-SA 2.0).

3. La Tumba del Mambí Desconocido

Antes de ser intervenido para su restauración no estaba abierta al público, pero bajo la escalinata principal, y ambos lados de esta, se encuentran dos arcos, que conducen a un pasaje cubierto donde se encuentran las entradas de la Tumba del Mambí Desconocido. Esta sala contiene un sarcófago, rodeado por seis figuras de bronce con forma de mujer que representaban, al ser construidos, cada una de las seis provincias en que estaba dividida Cuba. La cripta tiene forma abovedada y el público podía contemplar el sarcófago rodeando la baranda que la circunda.

4. Decoraciones en oro

Aunque no lo crean, en los acabados interiores del Capitolio Nacional se utilizaron más de 20 kilogramos de oro, empleados de distintas formas. En el interior de la colosal cúpula todas las superficies libres se cubrieron con planchas de cobre, a las que se le aplicaron dos capas de oro en láminas de 22 quilates. La cupulilla donde estaba ubicada la linterna giratoria estaba completamente laminada en su interior con oro.

En el despacho del Presidente del Senado se distribuyeron pequeños toques de oro, así como en sus muros, que fueron empanelados con molduras resaltadas en oro. Los herrajes de los cierres de los salones de las secretarias del Senado están también acabados en oro.

En el despacho del Presidente de la Cámara de Representantes los ornamentos de las paredes y el techo estaban cubiertos con láminas de oro, además de los herrajes de sus puertas y ventanas. Para rematar la pieza, una gran lámpara de bronce con acabados de oro colgaba del centro del cielo raso.

Para no hacer larga la lista, mencionaremos que el noble metal se usó también en los herrajes de puertas y ventanas de la Biblioteca del Congreso, en las Escaleras de Honor y hasta en el recubrimiento de la Estatua de La República.

Ornamentaciones en oro del Capitolio
Ornamentaciones en oro del Capitolio. Fuente: Carol M. Highsmith / Wikimedia.

5. Dos fallecidos con un año de diferencia

En uno de los patios, adosada a uno de sus muros, existe una tarja a modo de homenaje, en recuerdo de los cinco obreros fallecidos en la construcción del Capitolio Nacional. Lo más curioso, es que dos de ellos murieron un 15 de julio y con solo un año de diferencia. El primero, Vicente Massanet, lo hizo en el año de 1926 y el segundo, Ángel Castro, en el año de 1927.

6. Una escultura muy singular

En uno de sus patios interiores, sobre un gran pedestal de mármol, se haya una escultura llamada El Ángel Rebelde y está inspirada en Lucifer. Creada por el escultor italiano Salvatore Buemi, esta figura es de las pocas en el mundo alusivas a Mefistófeles.

Estatua del Ángel Rebelde, en los jardines del Capitolio Nacional de Cuba
Estatua del Ángel Rebelde, en los jardines del Capitolio Nacional de Cuba. Fuente: Carol M. Highsmit / Wikimedia.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EcuRed / Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba