fbpx

Todo sobre Belascoaín, la calle de La Habana que fuera un emporio comercial

Recordar el pasado de la calle Belascoaín en el municipio de Centro Habana de la capital cubana es hablar de grandes tiendas y una vida comercial floreciente. Hoy, aunque la calzada continúa siendo una de las más transitadas de La Habana, no es ni la sombra de lo que en el pasado fue.


Nace justo en el Malecón habanero, junto al impresionante monumento al mayor general Antonio Maceo y se extiende hacia el sur hasta enlazar con la calle Monte.

A lo largo de su recorrido se encuentran varios edificios emblemáticos de La Habana. El primero de ellos es el hospital Hermanos Amejeiras, el más grande de la Isla y uno de los más modernos. Tras este el espacio que fuera utilizado como plaza de toros y a su lado el antiguo Frontón Jai Alai, que desapareciera en 1959 y cuyo ruinoso edificio aún se puede observar.

En la esquina de Carlos III, el edificio de la Gran Logia Masónica y Yumurí, una tienda por departamentos que se cuenta entre las más grandes de la ciudad; y un par de cuadras más adelante el antiguo edificio de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes en el que hoy funciona el Instituto Superior de Diseño Industrial.

Este, junto al preuniversitario de informática Fernando Aguado y Rico, que funciona en el edificio de la antigua Escuela de Artes y Oficios, son los dos mayores centros de enseñanza que existen en la calle.

En la calle existieron, además, cinco cines: Belascoaín, Miami, Astor, Favorito y Cuatro Caminos; todos desaparecidos.

La vía se llamó en sus primeros años calle del Cocal, por la abundancia de estos árboles en sus estancias y luego calle Gutiérrez antes de adoptar el de Belascoaín; que, por cierto, aunque todos le conozcan así no es el nombre oficial. La calzada se nombra en realidad Padre Varela, nombre que se le dio en 1938 a propuesta del historiador Emilio Roig de Leuchsenring, para honrar a ese ilustre cubano.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba