fbpx

¿Seguiremos los cubanos con uno de los pasaportes más caros del mundo y menos efectivos para su precio?

Para los cubanos las condiciones de su pasaporte es un motivo de agobio. Con ese documento todo se hace difícil. Muchos ante las dificultades burocráticas que gravitan alrededor de él llevan años sin visitar la Isla e incluso optan por no renovarlo.


Vivir fuera de la Isla no convierte en ricos a los cubanos. Por eso la inmensa mayoría no concibe que deban erogar miles de dólares por una pequeña familia para poder visitar el país en que vivieron entre la obtención del pasaporte y las prórrogas obligatorias y constantes.

El entramado de esta burocracia que afecta a cientos de miles de cubanos y que podría ser perfectamente solucionable por las autoridades cubanas mantiene divididas y hace sufrir a las familias de sus ciudadanos.

Caro y efímero son dos palabras que describen a la perfección al pasaporte cubano, pues aunque el costo de su tramitación es muy superior al de la mayoría de los países, sólo tiene validez por seis años (incluida dos prórrogas de carácter obligatorio cada dos).

De no tener en regla el pasaporte, los cubanos no pueden entrar en el país y algunas aerolíneas ni siquiera les permiten abordar los vuelos.
En Estados Unidos, donde reside la mayor comunidad de cubanos fuera de la Isla, los trámites suelen ser aún más caros, pues se hacen a menudo a través de intermediarios. En Florida los costos del pasaporte oscilan entre 400 y 450 dólares y las prórrogas entre 200 y 250 cada una.

Precios dentro y fuera de Cuba del pasaporte cubano

Por si esto fuera poco, el documento sólo permite viajar sin visado a poco más de 60 naciones (y ninguna del primer mundo) lo que lo coloca en el No. 76 del ranking mundial.

Para la gran mayoría de los cubanos, el Gobierno de la Isla debe reducir el costo de su pasaporte, que lo hace inalcanzable no sólo para casi todos los que residen en la Isla y sobreviven con unos 30 dólares al mes; sino también para muchos emigrados de ingresos medios o bajos que no pueden viajar a Cuba con la frecuencia que desean y se ven obligados a gastar dinero en prórrogas que no siempre utilizan.

Si Cuba eliminara el requerimiento del pasaporte cubano para los cubanos emigrados con una segunda ciudadanía, estos podrían viajar con mayor frecuencia a la Isla, lo que dejaría a la economía de la Isla mayores dividendos que los que percibe por la tramitación de estos documentos; lo que es visto por los que decidieron abandonar el país sólo como una forma de esquilmar a la emigración.

De no tener en regla el pasaporte, los cubanos no pueden entrar en el país

Más allá del beneficio económico si las autoridades cubanas tuvieran una actitud más consecuente con los intereses de sus ciudadanos, se encuentra el factor humanitario. Disminuir los trámites y los costos del pasaporte cubana redundaría en una relación más fluida entre los cubanos que residen en Cuba y en el exterior.

En manos del Gobierno de la Isla existen al menos tres medidas que pudiera implementar perfectamente y que contarían con el apoyo de todos los cubanos, tanto de los de la Isla como de los que residen en el exterior:

1) Reducir el costo del pasaporte a niveles asequibles para las mayorías

2) Eliminación de las prórrogas que constituyen sólo un mecanismo recaudatorio

3) Extensión del período de vigencia a más de seis años

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba