fbpx

Se inaugurará en Cuba una de las más modernas fábricas de pinturas industriales del mundo

La cancillería emitió un comunicado donde destaca que este proyecto, de una fábrica de pinturas industriales, es el segundo en inversión mexicana en Puerto de Mariel, que se encuentra ubicado a unos 45 kilómetros al oeste de la Habana, lo que evidencia “el interés de inversionistas mexicanos en participar activamente en el desarrollo de la economía cubana”.


La empresa Devox Caribe S.A será una de las fábricas de pinturas más modernas del mundo y tal vez la pionera en América Latina, cuyo objetivo será ofrecer al cliente un producto de calidad, expresó su presidenta, Jaime Murow.

Murow, informó que la intención de la empresa es crear una industria que pueda ser sustentable y eficiente, ofreciendo pinturas de gama alta y además que protejan el medio ambiente sin contaminación ni desperdicios.

Como valor destacable, esta planta de producción trabajará con la energía solar –algo poco utilizado en este tipo de producciones-, en toda la cubierta sur de la edificación se ubicarán paneles solares, los cuales además estarán conectados al servicio eléctrico nacional y podrán tributar a la misma cuando no se trabaje.

Unido a esta tecnología, se instalaran unas lámparas para la amplificación de la luz solar y no consumen electricidad.

La elaboración local de estas pinturas resultará un ahorro para los clientes locales de la mayor de las Antillas, aseguró Murow, ya que no será necesario mantener grandes inventarios, ni la concentración en las compras. Además ofrecerá la posibilidad de establecer programas de abastecimiento con un producto acorde a las necesidades de los usuarios.

Este proyecto cuenta con capital 100% mexicano compuesto por tres etapas, y sus primeros frutos podrán observarse cuando en enero próximo comiencen a abastecer el mercado de pinturas y recubrimientos a base de agua producidos para el mercado hotelero, a las industrias y a los consumidores de las cadenas de tiendas nacionales. La producción será con diferentes niveles de calidad dependiendo de su uso. Para satisfacer a los clientes se crearan colores especiales, sin tener importancia la cantidad del pedido y bajo las marcas Spectrun y General.

Durante la primera etapa de producción se estiman elaborar un millón de litros mensuales durante el turno de trabajo, y si la demanda crece, se establecerá doble jornada de trabajo.

En las siguientes fases se elaborarán pinturas de bases solventes, en las que se encuentran las de aceite natural e industriales, y finalmente serán integradas la fabricación de resinas y polímeros.

Para el presidente de Devox Caribe S.A, esta industria sólo traerá beneficios positivos a Cuba ya que eliminará los altos costos de importación, el transporte, almacenamiento y el envió. Una vez operativa, los consumidores podrán solicitar sus gustos y cantidades sin tener que contar con esos inventarios que encarecen el costo del producto.

Además, esto traerá una nueva fuente de trabajo para los ciudadanos locales, pues esperan que sus colaboradores sean nativos cubanos.

Una de las características más atractivas para los clientes es que contribuirá con la capacitación y asistencia de expertos con el fin de utilizar un producto de alta gama. Para este fin enseñaran a preparar las superficies dependiendo de sus características y a qué fin serán utilizados, así como la realización de las mezclas.

La embajada de México en Cuba y ProMéxico, acompañaron a la industria mexicana durante todo el tiempo de negociación, informó sin revelar el monto de la inversión.

“La creación de condiciones favorables para la inversión de empresas mexicanas en Cuba ha sido un objetivo del relanzamiento de la relación bilateral”, aseveró la SRE en la nota.

Según información de la cancillería, la empresa mexicana Richmeat  fue la primera industria internacional en lograr la aprobación para invertir en Mariel.

La directora general de la Oficina de la ZEDM, Ana Teresa Igarza, informó en el mes de abril que había recibido más de 300 solicitudes para invertir en esa zona que comenzó a funcionar desde hace un año y medio.

El objetivo principal es convertir la ZEDM en un motor de la economía cubana, así generar exportaciones, atraer nuevos inversores y crear nuevos empleos bajo las condiciones fiscales y laborales ventajosas para las empresas extranjeras.

Esta es la segunda industria mexicana autorizada para la inversión en el megapuerto que fue inaugurado en el año 2014 por ambos mandatarios, Raúl Castro, y de Brasil, Dilma Rousseff.

La primera empresa mexicana autorizada para invertir fue la cárnica Richmeat, en una planta ubicada en una zona cercana al pueblo, ubicado 45 km al oeste de La Habana.

En el mes de marzo las autoridades cubanas fueron las encargadas de informar la autorización de las dos primeras concesiones y estudiaban “cientos” de solicitudes de empresas de España, Italia, China, Panamá, Brasil, México, Canadá, Rusia, Francia y Portugal.

Con créditos dados por Brasil y una compañía brasilera, el megapuerto tendrá un amplio territorio industrial que tendrá la particularidad de una zona franca que producirá para el mercado cubano y para el exterior.

El año pasado, Cuba aprobó una nueva ley de inversión extranjera que estima ingrese a la isla unos 2.500 millones de dólares con el objetivo de garantizar el crecimiento de la economía nacional mayores a 4,5%.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba