fbpx
quién inventó el teléfono
Onedio

¿Quién inventó el teléfono? ¿Sabías que fue en La Habana?

A lo largo de los años, se pensó que los inventores del teléfono habían sido Alexander Graham Bell y Elisha Gray en marzo de 1876. Lo cierto es que este invento fue concebido por el italiano Antonio Meucci, mientras radicaba en La Habana.

Meucci fué quien inventó el teléfono


La invención del teléfono ha sido una de las que más controversia han originado en toda la historia, no por el mero hecho de su creación, sino por la prolongada lucha originada por la patente de inventor. No fue hasta el 11 de junio de 2002 que se reconoció a Antonio Meucci como el legítimo creador de este aparato, al cual en sus inicios se le llamó teletrófono.

Entre los años 1834 y 1850, este científico italiano radicó en La Habana, desempeñándose como trabajador del Teatro Tacón. Fue aquí donde inventó un teléfono neumático, que se convertiría en predecesor del teletrófono. Muchas de sus invenciones vieron la luz en el escenario habanero, donde también creó un novedoso método para galvanizar los metales. Igualmente, fue el introductor de la parafina como material para la creación de velas, sustituyendo el uso de la cera de abeja. Fue también el creador de un sistema de electroshocks, que se aplicaba en La Habana de aquella época.

Antonio Meucci, inventor del teléfono. Fuente: Radio Marconi.

Su quehacer como científico en esta ciudad fue muy amplio. Contaba con un taller en el patio del Teatro Tacón, en el que desarrollaba inventos que utilizaba en esta institución, una de las mejores de su tipo en toda América.

En mayo de 1844, La Habana presenció el primer sonido emitido por un telégrafo eléctrico -gracias a la aplicación de la resistencia variable-, que fue el origen del hoy llamado teléfono. A partir de ese momento, y a lo largo de las siguientes décadas, se dedicó a construir varios prototipos de este aparato, destacando el que elaboró para conectar su oficina con la habitación de su esposa, que sufría de reumatismo. Esta invención fue sacada a la luz pública en 1860. Fue entonces cuando Rita Montaner entonó su voz a través del aparato en la ciudad de Nueva York.

A pesar de todo el prestigio que este científico llegó a alcanzar, dadas las innumerables invenciones y artilugios que llegó a concebir, se vio en la necesidad de presentar esta invención a una empresa norteamericana, pues no contaba con fondos monetarios suficientes. Es aquí donde entra a jugar un papel Alexander Graham Bell, que se hizo de los materiales necesarios para construir su propio teléfono.

Antonio Meucci pudo pagar la patente de su llamado teletrófono durante dos años. Sin embargo, las dificultades económicas le impidieron continuar abonando este título, por lo que Bell logró adjudicarse esta creación.

Disputas por la patente

A este hecho le sucedieron incontables disputas en tribunales, y una competencia entre Bell y Meucci por valerse de esta patente, que terminó con la muerte de este último, en 1889. De esa forma, se cerró el caso, y la invención del teléfono fue registrada en la Oficina de Patentes de Estados Unidos a nombre de Alexander Graham Bell.

La invención del teléfono ha sido una de las que más controversia han originado en toda la historia. Fuente: Ensinar História.

Durante más de un siglo, escuelas, universidades y medios de comunicación adjudicaron esta invención a Bell. El americano se hizo famoso como el legítimo inventor del teléfono. Hoy en día, todavía existen disímiles personas que continúan creyendo que fue él quien le dio origen a este aparato.

Sin embargo, el 11 de junio de 2002 se aprobó la resolución No.269. La emitió el Boletín Oficial de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos. En ella, se reconoce que el inventor Antonio Meucci dio vida a este artefacto, mucho antes que Alexander Graham Bell presentara su modelo de teléfono.

De esa forma, concluyó un debate, tanto científico como histórico, que había tenido origen hacía más de un siglo. Hoy en día podemos afirmar, sin miedo a errar, que el teléfono de Antonio Meucci fue el primer aparato de este tipo, y que fue La Habana la primera ciudad en escuchar el sonido emitido por este invento.

A continuación te dejamos algunos artículos que quizás también puedan interesarte:

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Talía Jiménez Romero

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba