fbpx

¿Sabías que en Cuba operaron barcos de vapor antes que en España?

En todas las épocas los cubanos se han distinguido por su mentalidad progresista. Esa es la razón de que la Isla contara con ferrocarril antes que España y que los buques de vapor surcaran sus puertos antes cuando ese medio de transporte era desconocido en casi toda Europa y América, a excepción de los Estados Unidos.


La llegada del primer buque de ese tipo para radicarse en Cuba se produjo en fecha tan temprana como el 1ro de febrero de 1819 y fue todo un acontecimiento. Las relaciones económicas entre la mayor de las Antillas y Estados Unidos estaban entonces en expansión y los avances de la joven república del norte repercutían inmediatamente en la Isla.

Así fue que el emprendedor habanero Juan de O’Farrill importó desde Nueva York el primer buque de vapor para dedicarlo al tráfico de cabotaje entre Matanzas y La Habana resultando la empresa en un rotundo éxito económico.

Gobernaban entonces en Cuba el capitán general José Cienfuegos y el intendente de Hacienda Alejandro Ramírez, quienes (a diferencia de los españoles que llegaron después a ejercer el mando supremo en la Isla) apoyaban todas las iniciativas que se hicieran en pro del desarrollo del país y autorizaron a O´Farrill a importar el buque.

El magnate habanero gastó nada menos que 40 000 pesos, una verdadera fortuna en la época, para mandar a construir el vapor en los astilleros de Estados Unidos.

Con el nombre de Mississippi el vapor propiedad de O´Farrill se convirtió en el primero propiedad de un súbdito del imperio español. El buque realizó algunos viajes de recreo en los alrededores de La Habana por el costo de 2.00 pesos para euforia de los curiosos; y a finales de marzo fue destinado al tráfico de cabotaje entre la capital de la Isla y Matanzas, objetivo para el cual había sido adquirido.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba