fbpx
Hotel Sevilla La Habana
HotelSevillaHabana

¿El hotel Sevilla de La Habana se inspiró en la Alhambra?

El Hotel Sevilla, ubicado en la Calle Trocadero, entre Prado y Zulueta, en La Habana Vieja, fue inaugurado en 1908 por Urbano González Fernández, un español nacido en Asturias. La primera piedra del Hotel había sido colocada en 1880. González también administraba el Hotel Inglaterra, junto a su socio Manuel López. El Gran Hotel Sevilla se destacó desde su estreno por ser uno de los mejores hoteles de La Habana. En su construcción se invirtió medio millón de pesos.


Colocación de la primera piedra del hotel Sevilla. FUENTE: Servimg.

Inspirado en la Alhambra de Granada

La arquitectura de líneas moriscas del Hotel Sevilla fue inspirada en el famoso Patio de los Leones de la Alhambra de Granada, en España. Las columnas y arcadas y la profusión de azulejos sevillanos en sus paredes, recuerdan al palacio granadino.

El Hotel tenía acceso tanto por la calle Trocadero como por la calle Zulueta. En la planta baja se contaba con servicios como barbería, farmacia y salas de conferencia. Dos elevadores llevaban confortablemente a los huéspedes a las plantas superiores. En sus primeros años disponía de 167 habitaciones y nueve suites, todas con teléfono y baño incluido, servicios que se consideraban de lujo para la época. La casa comercial Vila y Rodríguez se encargó del mobiliario de las habitaciones.

El patio sevillano ubicado al centro del inmueble contribuía con su vegetación a aportar frescura en medio del verano habanero. Allí se instalaban grupos de música tradicional para deleitar a los visitantes.

En 1924, el empresario John Mc Entee Bowman adquirió el hotel y el edificio contiguo, con lo cual el nuevo Hotel Sevilla Biltmore tomó su forma actual. Bowman Hotels era la compañía hotelera más grande del mundo en la época y transformó al Sevilla en el hotel mas lujoso y moderno de la Habana.

El hotel Sevilla antes de su ampliación. Fuente: Picclick.

El roof garden, un atractivo y elegante jardín en el techo del hotel, con una hermosa vista de La Habana Vieja, llegó a ser uno de los lugares predilectos de los turistas y la clase alta cubana. Allí se realizaron desfiles de moda y diversos eventos sociales y culturales. El auge del Sevilla se vio mermado por la crisis de 1929 y en 1931 el Hotel cerró sus puertas.

En manos de la Mafia

La década de los 30 fue de dificultades económicas. En 1937, la “Compañía Arrendataria del Hotel Sevilla Biltmore”, presidida por Miguel Suárez León, alquiló el Hotel para reactivarlo. Amletto Battisti, un uruguayo de origen italiano, compró el Hotel en 1940 y lo administró hasta 1959.  Battisti introdujo reformas en el Sevilla, como la apertura del primer bar climatizado que existió en Cuba. Conrado Massager, un famoso caricaturista cubano, realizó los decorados de este bar.

Detalle de una postal cubana antigua en que se aprecia el hotel Sevilla desde el Prado de La Habana. Fuente: Hippostcard.

Durante la década de los años 50, el Hotel Sevilla, con sus 300 habitaciones, era uno de los tres mejores hoteles de La Habana, junto al Hotel Nacional y el Hotel Presidente. La empresa “Turística Algoper SA Compañía”, administrada por el propio Battisti, inauguró en 1957 un casino, que operó hasta 1959.

En el año de 1959, Battisti busca refugio en la embajada de Uruguay, huyendo de los revolucionarios por sus vínculos con la Mafia norteamericana y con la dictadura de Batista. El Estado cubano interviene al Sevilla y lo destina al turismo nacional. En 1969, luego de tres años de reformas, se reinaugura el Hotel convertido en Escuela de Hotelería, donde se ha formado la mayor parte del personal hotelero de la isla. El nuevo Hotel-Escuela cuanta con 188 habitaciones, capacidad para 400 huéspedes e instalaciones para albergar 200 estudiantes becarios.

El moderno Hotel Sevilla

Luego de veinte años funcionando como Hotel Escuela, el hotel fue restaurado nuevamente para albergar turistas internacionales. En 1993, abrió de nuevo sus puertas y ahora es propiedad del Grupo Hotelero cubano Gran Caribe. Lo administra la compañía Accor, de Francia y opera con con 4 estrellas de categoría.

El moderno Mercure Sevilla  posee 178 habitaciones, dos restaurantes y tres bares para atender a sus huéspedes. Una de sus atracciones es la enorme piscina al nivel de la calle, con palmeras y terraza, bar, gimnasio y servicio de masajes y sauna.

El Mercure Sevilla La Habana es muy apreciado por su cercanía al Paseo del Prado o Paseo de Martí. Desde el hotel se puede caminar para llegar a numerosos teatros, cafés y restaurantes. Una visita obligada para conocer la historia cubana y un lugar para descansar con mucha comodidad.

¿Te interesan estos temas? Te invitamos a visitar nuestra sección de arquitectura e ingeniería.

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba