fbpx

Roberto Jorge, el emprendedor cubano que montó dos “fábricas” para la venta de agua tratada en Ciego de Ávila

Roberto Jorge Sánchez es un hombre emprendedor. Tras la autorización de la ampliación del trabajo por cuenta propia en Cuba montó dos pequeñas fábricas para tratar agua en la ciudad de Ciego de Ávila en la que comercializa unos más 800 litros diarios.


El mayor de sus negocios, que utiliza tecnología adquirida en México, se llama Casa del Agua y vende a 2.00 CUP el litro, además de cobrar 1.00 CUP por la esterilización del envase si así lo desea el cliente. Aparte comercializa bolsas de hielo a 6.00 CUP.

Máster en Ciencias Mecánicas y con un doctorado en proyecto, el pequeño empresario sostiene que “su agua no es mejor, pero es de otro tipo”. El agua que se distribuye por el acueducto de Ciego de Ávila – sostiene – es potable, pero al ser extraída del manto freático posee altos contenidos de magnesio y calcio que a la larga son perjudiciales para la salud humana. Comprar su agua tratada es una inversión barata para una salud mejor.

Aunque posee la autorización del CITMA y una certificación de calidad del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, su idea fue difícil de implementar. En Cuba ese tipo de negocios no están concebidos y “jurídicamente” son complicados. Por eso opera con una licencia de vendedor-elaborador de alimentos ligeros, que, en realidad se ajusta poco a lo que hace.

En Cuba ese tipo de negocios no están concebidos y “jurídicamente” son complicados

A Roberto Jorge no le ciega la codicia. Es un pequeño empresario con proyección social. Entrega su producto de forma gratuita a los hogares maternos, laboratorios de Higiene y Epidemiología y a los bancos de sangre.

Todo, a pesar de que paga hasta la última gota del agua que trata en su negocio, pues la empresa de Acueducto y Alcantarillado colocó un metrocontador a la entrada de la cisterna donde acumula el agua para su negocio.

Su negocio tiene demanda. Siempre hay una pequeña cola a la entrada. Los avileños dicen que prefieren comprarle el agua a Roberto Jorge, porque la que entra por el acueducto suele venir sucia.

La Casa del Agua comercializa agua ozonizada, magnetizada, purificada y destilada, para usos médicos. La empresa cuenta con todo el equipamiento necesario para elaborar esas variantes sin necesidad de emplear aditivos químicos.

Entrega su producto de forma gratuita a los hogares maternos, laboratorios de Higiene y Epidemiología y a los bancos de sangre.

Para comprar el agua los clientes pueden dirigirse a los empleados del pequeño empresario o hacerlo automáticamente en un sistema automático montado en la parte exterior en el que se ingresa el dinero y dispensa las cantidades acordes al pago.

Roberto Jorge considera muy importante que los clientes conozcan sobre el proceso de elaboración del agua que compran y sus propiedades. Por eso distribuye impresos a quienes lo solicitan y tiene varios carteles informativos en los que detalla el funcionamiento del sistema y la comparación de las propiedades de su agua con algunas marcas reconocidas como Ciego Montero.

Por lo pronto, ya los médicos de Ciego de Ávila recomiendan a determinados pacientes que compren el agua de Roberto Jorge, igual de buena que la que comercializa el Estado en envases sellados de la marca Ciego Montero, pero mucho más económica.

La Casa del Agua comercializa agua ozonizada, magnetizada, purificada y destilada, para usos médicos

Fuente: On Cuba

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba