Recorriendo Miramar, el barrio más moderno y elegante de la capital cubana (+ Fotos)

Recorriendo Miramar, el barrio más moderno y elegante de la capital cubana (+ Fotos)

El reparto Miramar fue, y sigue siendo hasta hoy, el sector más moderno y elegante de la capital habanera y, posiblemente, de Cuba. Desde sus inicios fue concebida cono una zona residencial. Allí comenzaron a adquirir terreno y construir lujosas residencias las familias más honorables y poderosas de La Habana, pero también se erigieron templos católicos y áreas deportivas.

Quinta Avenida se extiende desde Santa Fé hasta la calle Calzada, del Vedado. En el punto donde muere en Santa Fé vuelve a nacer como Carretera Panamericana que conecta con el puerto del Mariel, lo cual permite imaginar su importancia estratégica para el turismo y el comercio. Fue esta avenida decisiva para el desarrollo del reparto Miramar, el Country Club Park y el Reparto Playa de Marianao.

La urbanización de Quinta Avenida fue diseñada por dos arquitectos, el norteamericano J.F. Duncan, también diseñador del monumento al general Grant en los Estados Unidos, y el cubano Leonardo Morales, graduado de la universidad de Columbia y uno de los más célebres y cotizados profesionales de la isla en aquella época. Su diseño buscaba lograr que fuera similar a un paseo arbolado. A las influencias arquitectónicas recibidas por parte de los arquitectos se debe el estilo “norteamericano” de la Avenida.

Quinta Avenida se extiende desde Santa Fé hasta la calle Calzada, del Vedado

Por su tamaño y diseño arquitectónico, sobresale entre las mansiones más célebres de Quinta Avenida, la del ex presidente de la República Ramón Grau San Martín. El edificio denominado cínicamente por su dueño “La Chocita”, tenía 19 cuartos de baño, número en el que no se incluyen los baños de los garajes y las piscinas, y el segundo piso estaba diseñado de modo tal que se podía pasar por todas las habitaciones sin necesidad de salir jamás a un corredor.

También estaba la casona de la condesa de Buena Vista, edificio que mereció en 1930 el Premio del Concurso de Fachadas del Club Rotario de La Habana y es hoy una cuartería tal vez irrecuperable. Otra llamativa arquitectura es la de la iglesia Jesús de Miramar, considerada como el templo de mayor área en Cuba y el segundo en capacidad para albergar asistentes, solo superado nada menos que por la Catedral de Santiago.

iglesia Jesús de Miramar, considerada como el templo de mayor área en Cuba

Misteriosa y de gran belleza se alza la famosa Casa Verde. Rodeada de especulaciones ha sido considerada por muchos como el único ejemplo arquitectónico entre nosotros del estilo Renacimiento alemán, y otros dicen que fue construida a imitación de la magnífica residencia de Mary Pickford, la más grande estrella de Hollywood de todos los tiempos. En la actualidad la casa ha pasado a ser patrimonio de la Oficina del Historiador de la Ciudad y probablemente se convierte en una sede museológica.

En Quinta Avenida se encuentran varios monumentos decorativos que resultan muy interesantes, entre ellos se encuentra colocada desde sus comienzos la Fuente de las Américas, el ultra célebre Reloj que hoy es símbolo del municipio Playa, y La Copa, donada por Carlos Manuel de Céspedes, quien fuera ministro de Obras Públicas durante mandato del General Machado.

Misteriosa y de gran belleza se alza la famosa Casa Verde

La arquitectura de Quinta Avenida demuestra las diferentes épocas en que fue construida y de los cambiantes estilos arquitectónicos que se sucedían velozmente.

Después del triunfo revolucionario la alta burguesía que había edificado Miramar salió en masa del país, huyendo al nuevo sistema. Las viviendas vacías fueron convertidas en oficinas de instituciones estatales y albergues para estudiantes de primaria y secundaria, y las bellas mansiones comenzaron a languidecer, hasta terminar muchas de ellas convertidas en verdaderas ruinas.

Miramar World Trade Center

Hoy Miramar parece resurgir poco a poco. Los becados desaparecieron tan mágicamente como habían venido, las oficinas se convirtieron en sedes de embajadas extranjeras y los nuevos habitantes ya no hablan español. Las tiendas de Quinta y 42 y Tercera y 70 se cuentan entre las mejor surtidas de la capital y los hospitales atienden a un personal que en su mayoría proviene de otros países. Mercedes y limusinas con banderitas foráneas circulan por la enorme Avenida

Escrito por: Redacción.




1 2 261