fbpx

Recordando los anuncios publicitarios de Cuba

Fue en la primera mitad del siglo pasado cuando en Cuba la publicidad no solo estaba muy desarrollada, sino que la Isla figuraba a la cabeza del continente en cuanto a dicha técnica.


Un numeroso grupo de agencias y de profesionales formaron sólidas bases en la esfera de la publicidad cubana. Guastella-Mackan Erikson, Godoy &Cross, la OTPLA, Alvarez Pérez, Siboney, Fergo-Arregui, NIPSA y otras muchas agencias eran los hacedores de los comerciales  pasados en la prensa,  radio o  televisión que proporcionaban excelente márquetin para productos cubanos.

La calidad de los comerciales era tan buena que aún hoy, después de más de 60 años, son recordados perfectamente por aquellos que “peinan canas” por lo novedoso de las técnicas usadas para realizar estos primeros reclamos publicitarios.

Pero no solo para productos cubanos se hacía publicidad en la Isla. En la década del cincuenta los comerciales facturados por realizadores cubanos, para productos norteamericanos, eran producidos en la Isla en idioma inglés y español, con el fin de ser distribuidos en ambos mercados.

Vale recordar algunos comerciales de la Cuba de ayer comenzando por los cigarrillos. Así estaban los Trinidad y  Hermanos , que corrían con el slogan  «pruebe y compare»; Partagas era  «el cigarro que gusta más» y  Regalías el Cuño los que  “satisfacen”

Las  cervezas cubanas más famosas eran : Hatuey: “la gran cerveza de Cuba”; la Cristal: “con cristal hay ambiente” y Polar: “la cerveza del pueblo”. Asimismo, La Malta Hatuey era “la malta de los campeones”, y como dejar de mencionar uno de los slogan más simpáticos y que aseguraba una feliz resaca: “Ron Matusalén ,hoy alegre, mañana bien”.

Entre los jabones figuraban el  Oso: “Ponga el Oso a trabajar”; Camay  el   que “embellece desde la primera pastilla”, Palmolive: «palmolívese de pies a cabeza2 o la pasta dental Colgate: “que el mal aliente combate” .

El café Pilón era  “sabroso hasta el último buchito”; los zapatos Ingelmo: «una obra maestra en cada par   y las pildoritas Carter : «chiquitas, pero puntuales”.

Mención aparte merece la Pepsi Cola : «doble cantidad” ;  “es la hora de tomar COCA COLA” o  la famosa Materva que no olvidan los abuelos, la cual “ bien fría sabe a sidra”.

De esta manera, la técnica publicitaria de altos quilates  y  los talentos nacionales del marketing de la época unieron fuerzas en Cuba, logrando el objetivo primordial de esta función comunicativa: perdurar en la memoria. -cubaenlamemoria.com

Cuando consultamos el libro de cocina de Nitza Villapol conservado, cual biblia culinaria en los hogares cubanos, se puede apreciar la factura de publicidades como: La Lechera que “es siempre la mejor” o que la leche condensada NELA estaba “especita, especita”.

De esta manera, la técnica publicitaria de altos quilates  y  los talentos nacionales del marketing de la época unieron fuerzas en Cuba, logrando el objetivo primordial de esta función comunicativa: perdurar en la memoria.

Por: Alejandra Angulo Alonso

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba