fbpx

¿Pudiera Cuba ser devastada por un tsunami? (descubre lo que dicen los expertos)

Los frecuentes sismos que se han producido en los últimos tiempos en las áreas geográficas cercanas a Cuba han despertado cierto temor en su población de que las costas de la Isla pudieran llegar a ser devastada por un poderoso tsunami.


Sin embargo, los expertos opinan que la posibilidad de que un tsunami llegue a afectar a Cuba resulta sumamente remota. Para que a la Isla llegaran las grandes olas sería necesario – según los especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAI) – que se produjera un sismo de gran magnitud en el mar y que fuera vertical el movimiento de los bloques en la falla para que se produjera el llamado “efecto psistón”, capaz de de levantar una masa de agua y formar grandes olas.

A lo largo de la historia, dicen los especialistas, se han producido numerosos terremotos al sur de Cuba y ninguno ha generado tsunamis, por lo que la probabilidad de que sucedan en el futuro no parece ser muy grande.

Lo más que han provocado estos fuertes movimientos telúricos al sur de Cuba han sido leves perturbaciones del mar, como las que ocurrieron frente a la ciudad de Santiago de Cuba en 1766 y 1852. Sólo el gran terremoto de Jamaica en enero de 1907 provocó un tsunami debido al deslizamiento submarino de tierra; pero no existe evidencia alguna de que haya afectado a Cuba.

La zona de Cuba más propensa a sufrir el impacto de tsunamis – y eso sólo de forma remota – es la que colinda con el norte de la isla de Santo Domingo, pues se tiene constancia de algunos terremotos que se generaron allí y provocaron tsunamis con daños humanos y materiales. No obstante, tampoco existe reporte alguno de que hayan llegado hasta las costas de Cuba.

¿Y el ras de mar de Santa Cruz del Sur?

Existe en Cuba la creencia popular de que el poblado de Santa Cruz del Sur, en Camagüey, fue destruido por un tsunami (ras de mar) en octubre de 1932; pero esto, afirman los meteorólogos es completamente falso.

Lo ocurrido en el poblado camagüeyano no fue un tsunami sino un proceso gradual de penetración del mar asociado a un huracán de gran intensidad que fue creciendo en la misma medida en que el meteoros e acercaba a las costas de Cuba.

Entre las 4 y 5 de la madrugada del día 9, el agua del mar comenzó a entrar en el pueblo y a subir su nivel como sube la marea, paulatinamente. Alrededor de la 9 de la mañana las aguas alcanzaban más de 3 m de altura. Ya a las 11 de la mañana aproximadamente, incluyendo el oleaje provocado por el viento huracanado, el nivel del mar ascendió hasta 30 pies de altura, o sea, a casi 9 metros de altura.

Pero, de ninguna manera se trató de un tsunami. De hecho: ningún tsunami ha afectado Cuba en su historia… que se sepa.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba