Pozo Azul, el desconocido cenote del oriente cubano

Pozo Azul, el desconocido cenote del oriente cubano
© VillaParadiso

Poco antes de llegar al Faro de Maisí, una calle rumbo al norte conduce a donde comienza el Sendero Pozo Azul, de 12 km de longitud. Manejado por la Empresa Agroforestal Maisí, el sendero comprende un camino poco transitable en vehículos automotores. Su superficie es rocosa e irregular, solamente ciertos vehículos de tipo “4×4” o “todo terreno” logran adentrarse en él.

El sendero avanza sobre la primera terraza geológica calcárea, siguiendo de cerca el farallón que separa a esta de la segunda terraza.

A lo largo del camino se puede apreciar el farallón a mano izquierda, con sus caprichosas formas rocosas, incluyendo cuevas, estalactitas y estalagmitas.

El farallón

El farallón a mano izquierda del camino. Fuente: VillaParadiso.

Vale la pena hacer al menos una parte de este sendero a pie. La zona se presta mucho para la observación de una variedad de mariposas. La vegetación local es muy interesante, y también se pueden observar polimitas -coloridos caracoles endémicos de la región- y aves tales como la cartacuba, las cotorras y las garzas, entre otras.

A medio camino, el mirador

En el kilómetro 6 del Sendero Pozo Azul ha sido habilitado un mirador con una hermosa vista panorámica. Para llegar a él, la Empresa Agroforestal Maisí ha instalado un sistema de escaleras de madera que permiten escalar el farallón y llegar a la segunda terraza geológica.

Al subir por estas escaleras, se atraviesan cuevas hasta llegar al mirador. Este último fue construido también con madera.

Escaleras al Mirador de Pozo Azul.

Escaleras al Mirador de Pozo Azul. Fuente: VillaParadiso.

Desde el mirador la gente puede disfrutar de amplias vistas de la primera terraza geológica, cubierta de una verde vegetación muy densa. Y a lo lejos, el mar.

Aunque las escaleras que permiten subir al mirador no son agotadoras ni nada por el estilo, al llegar arriba y mirar hacia abajo, se nota que se han ascendido varias decenas de metros.

Al final, el pozo azul: un oasis en medio de las rocas

Pozo Azul es una dolina o depresión natural en roca caliza, causada por la acción del agua de un río subterráneo que atraviesa un sistema de cavernas. Las aguas son ligeramente salobres, pues el río se conecta con el mar.

Pozo Azul

Pozo Azul es una dolina o depresión natural en roca caliza. Fuente: VillaParadiso.

Al aproximarse entre las rocas y la vegetación, cautiva la vista una superficie de agua en tonos que varían entre el azul turquesa y el verde esmeralda.

Un sistema de pasarelas y barandas de madera conduce a las dos áreas de Pozo Azul. Una de ellas está rodeada por helechos y es de menos profundidad. Ahí, predominan los tonos de verde esmeralda, que contrastan con los tonos beige de las rocas en el fondo del pozo. La otra área es mucho más profunda, y está rodeada sobre todo por un alto farallón de roca caliza blanca que separa a la primera de la segunda terraza geológica.

Pozo Azul en Maisí

Pozo Azul en Maisí. Fuente: VillaParadiso.

Allí se pueden ver plantas como los agaves, además de los helechos. El tono predominante es el azul turquesa profundo.

En ambas zonas de Pozo Azul las personas pueden tomar un baño en las aguas frescas. En ellas hay peces, así como camarones y cangrejos entre las rocas en el fondo. Si decide ir, ¡lo más probable es que no haya en este sitio nadie más que usted y sus compañeros de aventura!

¿Te interesan este tipo de artículos? El día de hoy queremos invitarte a visitar nuestra sección de recreación y naturaleza para conocer más al respecto.

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Archivo TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba