fbpx

Porsche 356, los clásicos de carrera que sobrevivieron en Cuba

El porsche 356 fue un auto deportivo alemán que se mantuvo en producción entre los años 1948 y 1956 y que hoy es muy popular entre los amantes de los clásicos. No se trata de una afición gratuita, pues el auto desde su aparición se convirtió en uno de los preferidos entre los pilotos profesionales que competían en carreras alrededor del mundo. A Cuba llegaron varios porsche 356 y algunos, increíblemente, sobrevivieron al huracán de 1959.


Llegó el porsche 356 a la Isla en la época en que la mayor de las Antillas formaba parte de los circuitos profesionales de carrera y a los premios que se disputaban en la Isla acudían los mejores pilotos del mundo.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959el nuevo Gobierno de la Isla intentó mantener las carreras, pero estas fueron perdiendo fuelle e interés hasta que en 1962 dejaron de celebrarse por completo.

La expropiación forzosa de los bienes de las clases más ricas en Cuba incluyó todo lo que no pudieron llevarse en una maleta. Así quedaron atrás mansiones, obras de arte… y cerca de 30 porsche 356 que pasaron a manos del Estado.

Varios de estos fueron utilizados como taxis por empresas estatales cubanas. Con el tiempo sufrieron un gran deterioro y fueron abandonados a su suerte.

Claro está que la gran mayoría de ellos terminó por perderse, pero unos pocos fueron rescatados por particulares cubanos que haciendo derroche de ingenio lograron mantenerlos rodando por las calles de la Isla, aplicándoles en su mayoría componentes de Volkswagen.
Con el aumento de la cultura automovilística en Cuba, sus felices dueños han llegado a comprender que poseen en sus garajes verdaderas joyas y hacen lo imposible por mantenerlos lo más fieles posible al diseño y la mecánica original. Casi detenidos en el tiempo, como tantos y tantos automóviles que existen en la Isla, un verdadero museo vivo del automóvil.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba