fbpx

Polski Fiat 126p alias “Polaquito”, el automóvil de gama baja que resulta un tesoro en Cuba (+ Video)

Al Polski Fiat 126p lo conoce todo el mundo en Cuba como “polaquito”. Este pequeño automóvil de gama baja es apenas del tamaño de un refrigerador y su motor supera por poco la potencia de una cortadora de césped. Sin embargo, en la Isla, donde el valor de los carros sigue caminos muy peculiares, resulta un verdadero tesoro para sus orgullosos dueños.


»Ese es mi segundo bebé», dice muy seguro de sí mismo, Ramsés Fernández, señalando su diminuto Polski Fiat 126p, fabricado hace 39 años en Polonia.

En un país donde se sobrevive con apenas 30 dólares el mes, el acceso al combustible depende de la coyuntura internacional y la gasolina tiene uno de los precios más altos del mundo; ser dueño de un Polaquito (económico a más no poder) resulta una gran ventaja.

El polaquito suma apenas 24 caballos de potencia, aunque este indicador fluctúa por los inventos de los mecánicos, y pesa sólo media tonelada. En Cuba se venden relativamente baratos en comparación con el  resto de los modelos importados del desaparecido campo socialista y los clásicos americanos.

Manufacturado en Polonia, El Fiat Polski 126p, se fabricó en serie para que la población pudiera tener acceso a un auto de bajo precio en un país socialista donde poseer un automóvil se consideraba un lujo. La inmensa mayoría de los polaquitos que llegaron a Cuba lo hicieron durante los años que la mayor de las Antillas perteneció al CAME.

En la Isla se encuentran registrados unos 10 000 polaquitos, aunque no todos se encuentran en condiciones de rodar. Su motor siempre ha sido un problema para sus dueños, pues se calienta tanto que desde siempre sus dueños han circulado con la portezuela trasera abierta para que el aire caliente de la máquina pueda salir al exterior.

Para los extranjeros los polaquitos son tan atractivos como los clásicos americanos. Por razones obvias no sirven como taxis para pasear en ellos, pero los que visitan Cuba no pierden la oportunidad de tomarse una foto cada vez que se encuentran con alguno.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba