¿Cómo olvidar qué es montarse en una guagua en Cuba?

¿Cómo olvidar qué es montarse en una guagua en Cuba?

Coger guaguas en Cuba debe ser considerado el “deporte nacional”. Esto no es broma. Póngase a pensar los esfuerzos físicos que realizan las personas para poder montarse en dicho transporte. En primer lugar, tienes que esperar en una parada a que pase el ómnibus que deseas. En muchas ocasiones, la espera es de pie, bajo el sol, y puede durar indefinidamente.

Llegó la guagua, pero la cosa no es tan fácil como montarse y punto. Casi siempre tienes que echar una carrerita para poder llegar a donde está. Por supuesto, atrás de ti viene un montón de personas que pretenden hacer lo mismo. Incluso, puede ser que ni siquiera te vayas en esa, porque, como grita alguien desde dentro, “no cabe más nadie”.  Pero supongamos que te montas…

Ya estás ahí, casi en la puerta, probablemente las sardinas en lata vayan más cómodas. Aun así, el chofer pide que caminen hacia atrás, y asegura que hay espacio. Maldices al conductor entre dientes. Pasas la primera sección entre permisos y malas caras, y te das cuenta de que atrás “se pueden bailar unos 15”, es decir, hay espacio suficiente, así que el chofer tenía un poco de razón.

Coger guaguas en Cuba debe ser considerado el “deporte nacional”. -youtube.com

Ni pensar en sentarte. Todos a tu alrededor están bien acomodados en los asientos, algunos van hasta dormidos. Te pones los audífonos para no escuchar, no obstante, sientes a una señora que grita: “chofe parada”, y a otro susodicho pidiendo que abran la puerta de atrás.

Te pones alerta, porque con esos antecedentes tienes miedo de que se te pase tu parada. Así, detienes la música y escuchas la historia que cuenta el hombre que va al lado; te enteras de que una fulana se divorció y que no sé quién es un bárbaro porque tiene tres mujeres. En el mejor momento de la historia, llega la hora de bajarte. Incluso, ni te diste cuenta de cuando se empezó a vaciar la guagua.

Por suerte, ya saliste de ahí. Frente a tu puerta, un charco, pero a esta altura ni te molesta. Te pones a pensar en que mañana te toca de nuevo la misma travesía, sin embargo, lo enfrentas con optimismo. Al fin y al cabo, todo esto forma parte Cuba.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba