fbpx

Los seis empleos particulares más comunes en Cuba

Los oficios en Cuba datan de una larga tradición. En ellos se mezclan lo nuevo y lo perenne, se adaptan a los cambios y las nuevas tecnologías, pero conservan su esencia y se fusionan con la cotidianeidad y el sentir del cubano.  Estos son seis de los empleos particulares más comunes en la Isla:


  1. Zapatero

Andariego por deseo y necesidad, el cubano rompe mucho zapato; por ello el oficio de zapatero no se pierde. Los puede encontrar en casi cualquier lado, con su mesa, sus agujas, sus pomos de cola para pegar y la montaña de zapatos en el suelo.

  1. “Maniquiuri”

El arreglo de manos y pies es muy frecuente en Cuba, al punto que debe haber, por lo menos, una “maniquiuri” por “circunscripción”. Los servicios brindados suelen ser varios: desde pintar las uñas hasta ponerlas postizas o tratamiento de podología para todos los géneros, además de informar a los presentes de todos los chismes y rumores que circulan por el barrio.

  1. Peluquero y/o Barbero

Otro sitio donde el cliente nunca se aburre son las peluquerías: la espera se ameniza con una que otra conversación, casi siempre dirigida por el o la [email protected], que alterna sus comentarios con el ruido de la secadora.  Puedes encontrarlas de todo tipo: desde una silla en un portal con la viejita retirada haciendo cortes, hasta verdaderos salones de belleza, con “sucursales” en otras ciudades ¿del mundo? Y por supuesto, casi nunca falta el ya popular tratamiento de queratina.

  1. Relojero

Un poco menos frecuente, pero igual de útil, es el relojero: lo mismo cambian una pila que rehacen el mecanismo del reloj. Dominan todo tipo de tecnologías y se saben con maestría las señas internas de cada marca, además, siempre tienen piezas de repuesto para todo, desde manillas hasta manecillas, y si no, algún reloj en oferta. El objetivo es que el cliente se vaya con la hora exacta.

Puedes encontrarlas de todo tipo: desde una silla en un portal con la viejita retirada haciendo cortes, hasta verdaderos salones de belleza. -elnuevoherald.com
  1. Joyero

La proliferación del acero quirúrgico en Cuba ha atentado un poco contra el oficio del joyero, casi siempre especializado en arreglar oro y/o plata. No obstante, estos artesanos del metal siguen estando allí, pues al cubano le gusta el brillo y nada lo hace más que una buena cadena. Eso sí, casi todos tenemos uno de confianza, para tratar de evitar perder eslabones de más en la reparación.

  1. Vendedor ambulante

Una categoría que engloba a muchos. Desde el que vende frutas y vegetales, hasta detergente y cloro, sin pasar por alto, los que ofrecen sazonadores de todo tipo, ropa, zapatos, escobas, juguetes, galletas de sal, maní, dulces, entre otros. ¿Un factor que los une a todo? Sus pregones, elemento cimero e indiscutible de la cubanía.

Por M. Luis

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba