Los museos cubanos que no debes dejar de visitar

Los museos cubanos que no debes dejar de visitar

Para aquellas personas que gustan de pasear por las emblemáticas calles y avenidas de la capital cubana, y disfrutan, además, de conocer y adentrarse en el increíble mundo de la historia y la cultura, existen casi 300 museos de variadas temáticas que satisfacen las preferencias del público en general.

Exposiciones de obras, objetos y artículos sobre arte, ciencia y tecnología, antropología, historia y arqueología, entre otros temas de interés, constituyen una inigualable base del conocimiento para los que deleitan saber cada día más.

Todos los museos tienen como objetivo común conservar hechos sociales que constituyeron eventos importantes en la vida de las sociedades humanas, dejando como herencia un legado histórico de inmenso valor patrimonial para las nuevas generaciones.

Museos cubanos

El Museo de la Armería, ubicado en Mercaderes entre Obra Pía y Lamparilla, contiene importantes colecciones de armas antiguas, pertenecientes a figuras vinculadas a la historia de nuestro país. Forma parte del Proyecto Rutas y Andares de la Oficina del Historiador de La Habana.

museos cubanos: museo armería en La Habana Vieja

La Casa de África, ubicada en Obraría entre Mercaderes y San Ignacio, es el lugar ideal para aquellas personas que gustan sobre la cultura de los pueblos del África sub-sahariana; además, el museo cuenta con exposiciones de elementos genuinos de las religiones afrocubanas.

El Museo Casa del Asia aguarda colecciones de arte del lejano oriente, que incluyen armas, artes decorativas, vestuario y piezas arqueológicas de gran valor cultural e histórico.

En la calle Trocadero entre Zulueta y Monserrate, se encuentra el Museo Nacional Palacio de Bellas Artes, el cual posee una variada colección de las artes plásticas cubanas, que comprende desde el siglo XVI hasta el siglo XX.

Este majestuoso edificio, ejemplo de arquitectura ecléctica, aguarda en su interior una colección de arte de la antigüedad, constituida por más de 650 piezas.

Ubicado en Calle Amargura esquina a Mercaderes, el Museo de la Cerámica ofrece al público muestras de obras de cerámicas de varias generaciones. Trabajos de grandes maestros de la plástica cubana se exhiben, tales como Wifredo Lam, René Portocarrero, Amelia Peláez y Mariano Rodríguez, entre otros.

En la calle Tacón entre Obispo y O’Reilly, Plaza de Armas, se encuentra el Museo de la Ciudad, más conocido Palacio de los Capitanes Generales, cuyas salas aguardan al público historia y arte de la colonia y de los primeros años de la república.

En las diversas salas y áreas expositivas del Museo de la Revolución se aprecian objetos, documentos, grabaciones y filmes acerca de las luchas independentistas del pueblo cubano para lograr su soberanía.

El Museo de los Bomberos, antiguo Cuartel de Bomberos Charles Magoon, aguarda en su interior una sala donde se aprecia una escultura de bronce de un bombero, así como objetos y materiales vinculados al quehacer de esos valientes hombres.

En La Habana Vieja, exactamente en Paseo del Prado entre Monte y Dragones, se encuentra el Museo de los Orishas, que acoge en sus salas obras y objetos vinculados a los símbolos de la religiosidad Yoruba.

Único de su tipo en Cuba, el Museo del Chocolate ofrece a través de grandes paneles y documentos la historia del cacao. Además, se exponen vasijas, tazas de porcelana, recipientes de cobre, jarras, cántaros y cajas para dulces.

Museo del Tabaco. De martes a sábado, en la Calle Mercaderes No. 120, el público podrá disfrutar de un especial lugar dedicado a mostrar todo lo relacionado con la elaboración y el arte del puro cubano.

El Museo Ernest Hemingway, antiguamente lugar de residencia en Cuba del afamado escritor norteamericano, se encuentra ubicada en el poblado de San Francisco de Paula. Este inmueble constituye la primera institución creada en el mundo para divulgar la vida y la obra del Premio Nobel de Literatura 1954

Justamente en la céntrica calle Obispo y Aguiar, se erige el actual Museo Farmacéutico, cuyo recinto, a finales del siglo 19, sirvió de punto de venta de productos farmacéuticos en general, elaborados por los hermanos Manuel Serafín Johnson Larralde, y Teodoro A. Johnson Anglada, Carlos M. Johnson Anglada y Margarita Johnson Chufat.

Ubicado en Calle Obispo, en la emblemática Plaza de Armas, el Museo Nacional de Historia Natural ofrece tres exhibiciones permanentes: El museo por dentro; Mamíferos, aves y reptiles de otras partes del mundo; y la Historia de la tierra y la vida. Naturaleza cubana y sobre la vida y obra del sabio cubano Felipe Poey.

El Museo Romántico, otrora Palacio Brunet, se encuentra en el corazón del casco histórico de la ciudad de Trinidad, a un costado de su Plaza Mayor. Este palacete, propiedad de una de las familias más ricas de la época colonial, los condes de casa Brunet, se terminó de construir en el año 1808 y en el presente es una de las joyas arquitectónicas más visitadas en Cuba, guardiana de abundantes reliquias de la cultura de la refinada sacarocracia trinitaria.

Museo Casa de Alejandro García Caturla. Es la residencia donde nació el insigne músico cubano Alejandro García Caturla en la ciudad de Remedios. El lugar se destaca por sus azulejos y por la extraordinaria colección de manuscritos del eminente compositor, revolucionario y uno de los primeros en introducir ritmos africanos en la música cubana de su tiempo.

Un corto pero interesante museo en el que nos contarán la historia del ron, su proceso de realización para terminar con una escasa cata de ron Havana Club (marca que desarrolla el museo). Es bastante interesante por ser la bebida típica y autóctona de Cuba y se revelan algunos datos interesantes. La cata final es realmente escasa. Cuenta con una maqueta de un pueblo recolector de caña de azúcar muy detallada y con una tienda en la que puedes encontrar todos los productos de Havana Club

Museo de Cera en Bayamo. Promotores naturales del municipio de Guisa, iniciaron el trabajo del modelado en cera a partir de una tradición existente en el territorio, dentro de las primeras piezas se destacan las que reflejan costumbres campesinas, como las peleas de gallos, las arrias de mulos, dando paso a piezas que representan la flora y la fauna autóctona de esta región.

El antiguo estudio del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamin, fue convertido por la Oficina del Historiador de La Habana en un pequeño museo en 1992. Para ello se restauró por completo el edificio, una verdadera joya de la arquitectura colonial construida en el siglo XVIII por la familia Peñalver.

Escrito por: Redacción - LD, usando información de: TodoCuba.




1 2 257