Los Monitongos, un bello paraje natural que pocos conocen en Cuba

Los Monitongos, un bello paraje natural que pocos conocen en Cuba

Los cerros de los Monitongos, ubicados en el extremo más oriental de la Sierra Maestra, al oeste de la bahía de Guantánamo, es uno de esos lugares de la geografía de Cuba casi desconocido por sus habitantes.

Estas alturas constituidas por conglomerados y areniscas constituyen uno de los paisajes más espectaculares del relieve cubano.

Formados por pequeñas elevaciones de unos 200 metros de altura, Los Monitongos se alzan el municipio de Caimanera.

Allí se pueden encontrar ejemplares de la fauna y la flora cubana en peligro de extinción. Especies como el majá de Santa María y la jutía conga, que antaño fueron víctimas de la caza intensiva hallan en Los Monitongos el seguro refugio que les brinda un área protegida.

Toda la zona se encuentra bajo el Cuerpo de Guardabosques de la República de Cuba, aunque se autorizan las visitas turísticas bajo previa coordinación. Esto es necesario para preservar de la acción humana las condiciones naturales del ecosistema.

Los guardabosques se encargan del patrullaje de Los Monitongos para evitar los incendios forestales y evitar que los cazadores furtivos dañen la flora y la fauna del lugar.

Las agencias de turismo en Guantánamo ofrecen visitas guiadas a Los Monitongos. Al acceder a ellas los turistas pueden admirar estas formaciones rocosas únicas en Cuba que adquieren formas caprichosas como hongos, tortugas o locomotoras.

Estas extrañas formas se han originado como consecuencia de la erosión que ha ido horadando las rocas por la acción de las aguas y el viento sobre el conglomerado.

En la parte superior de las formaciones rocosas no existe cobertura vegetal pero poblaciones de melocactus han colonizado el lugar; mientras en la base que entra en contacto con los valles bajos se puede apreciar el bosque siempre verde lo que ofrece al visitante un contraste muy hermoso.

El 31 de diciembre de 1991 el Estado cubano declaró a Los Monitongos como Monumento Nacional.

Escrito por: .




1 2 261