Las 7 Maravillas de la ingeniería civil cubana Edificio FOCSA + Imágenes

Las 7 Maravillas de la ingeniería civil cubana Edificio FOCSA + Imágenes

Considerado una de las siete maravillas de la Ingeniería civil cubana, su construcción comenzó en el año 1954 y duro aproximadamente dos años y cuatro meses. Cuando fue terminado en el año 1956 fue considerado el segundo edificio de hormigón en el mundo en superar las 18 plantas. Tuvo un costo aproximado de 8 millones de pesos y de esta cantidad de dinero 700 000 fueron dedicados a la adquisición del terreno donde se levantaría. Muchos se preguntan de dónde previene su nombre y los dueños no se complicaron demasiado: utilizaron las iniciales de la compañía constructora Fomento de Obras y Construcciones, Sociedad Anónima.

Posee una altura de 121 metros contando con 373 apartamentos repartidos en sus 36 plantas, de estos 7 son pent house y dos dúplex. Originalmente se pensó que sería necesario construir un total de 400 apartamentos para poder amortizar el préstamo adquirido de 6 millones de pesos para apoyar la construcción puesto que el Banco Continental consideraba que al tener tantos deudores comprando apartamentos sería casi imposible perder dinero por morosidades.

Proyecto de los bloques de hormigón usados para la construcción

 

Imagen de la construcción del edificio con solo seis pisos levantados

 

Imagen de la construcción del edificio con solo veinte pisos levantados

 

Imagen de la construcción del edificio ya casi terminado

 

Cada piso se proyectó con 13 apartamentos, de esos cinco tenían tres habitaciones y un cuarto auxiliar y ocho de dos habitaciones y un cuarto auxiliar. Originalmente se pensaron dos precios de apartamentos: los de 3 habitaciones costaban 21 500 pesos y los más pequeños de 2 habitaciones costaban 17 500 pesos. Pero este realmente solo era el precio sin comprabas en el primer piso habitacional porque según ibas subiendo de piso aumentaba el costo de compra en 30 pesos. Esto se traduce en que si alguien terminaba comprado un apartamento en el último piso con las mismas características que uno del primero debía pagar un sobreprecio de 870 pesos. Cuando escribía este artículo encontré algunos de los volantes originales que promocionaban la venta, algo llamo mi atención y casi ningún resumen sobre este edificio lo tiene en cuenta. Los dos apartamentos centrales de cada piso, y que forman el pliego de la curiosa forma de libro de la estructura, tenían un precio intermedio de 20 500 pesos y esto se debía a que se terminaban estrechando un poco hacia el área de los ventanales perdiendo algunos metros de área aprovechable. Además de forma casi ilógica los primeros apartamentos en venderse fueron los de las plantas más altas.

Folleto de propaganda para promocionar la venta

 

Folleto de propaganda para promocionar la venta

 

Folleto de propaganda para promocionar la venta

 

Uno de los aspectos más llamativos en su construcción es que a pesar de su elevada altura no se utilizaron grúas porque su estructura de hormigón se hizo con muros continuos desde sus cimientos hasta la azotea. Otro dato curioso es que pensando en los grandes vientos que se generan a esas alturas, y que se acrecientan por su cercanía al mar, se proyectó desde los inicios que la estructura solo se moviese 10cm bajo el azote de vientos de 240km/h; algo apenas perceptible por los vecinos. Su suministro eléctrico fue divido en tres niveles, por lo que cada 10 pisos el sistema eléctrico es independiente lo cual resulta en que una parte del edificio puede estar sin corriente eléctrica mientras el resto funciona con normalidad. Esto se creó pensando en el tamaño del edificio y si era necesario realizar algún tipo de arreglo eléctrico afectar la menor cantidad de vecinos posible. En el área que ocupa su hermosa piscina en forma de ataúd se ubicó durante la construcción una hormigonera que supliera las necesidades de la obra y así evitar los gastos de transporte lo que en definitiva contribuyó al ahorro final del 5% en los pisos bajos y del 18% en los pisos altos.

Al ser creado como un edificio de lujo su sistema de pasillos, ubicados al final del edificio separaba el ingreso del personal de servicio y vendedores del área destinada al ingreso de los propietarios. En varios pisos se escogieron una especie de pisos piloto los cuales fueron decorados por las principales firmas que existían en Cuba relacionadas con el ramo, resaltando de forma armónica la calidad final para su venta.

Imágenes del FOCSA a finales de los 50, con el edificio ya completamente terminado

 

Imágenes del FOCSA a finales de los 50, con el edificio ya completamente terminado

 

En los primeros años del presente siglo se le realizó una intervención constructiva con el fin de rehabilitar la concepción original del edificio y eliminar todos los añadidos posteriores. Esta restauración resultó de tan alta calidad que se le otorgo en el año 2005 el Premio de Arquitectura por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba. En la actualidad además de su función habitacional alberga varios restaurantes, cafeterías, tiendas, el Teatro Guiñol, varios oficinas y estudios de televisión, una oficina de correos, una Casa de Cambio, una oficina comercial de Etecsa, una farmacia y un banco de ahorros.

 

Algunos Datos Curiosos:

  • Inicio de Construcción: febrero 1954
  • Terminación de Construcción: junio 1956
  • Posee 121 metros de altura, 35 pisos, 39 niveles
  • Tiene 10,000 m² de área total, de ellos 2,500 fabricados y 7,500 m² de parque
  • Cuenta con 367 apartamentos y 6 pent houses
  • Se construyeron 2 piscinas, 8 elevadores, y un parqueo para 500 autos
  • Se utilizaron 35,000 m³ de hormigón
  • Casi el 20% de los propietarios pagaron sus pisos de contado
  • No fue Medalla de Oro del Colegio de Arquitecto en 1957, porque no se entregó premio ese año por la muerte de José Antonio Echevarría que ocurrió el mismo día de la entrega
Escrito por: Redacción - LD, usando información de: TodoCuba.