La Playa de Marianao, el centro de diversión en La Habana antes de 1959

La Playa de Marianao, el centro de diversión en La Habana antes de 1959

La Playa de Marianao antes del triunfo de la Revolución desde los años 1920 hasta los finales de los años 1950 era un enclave importante sobre todo en lo relativo a la música. En cierto sentido era el núcleo de cultura popular de La Habana y de bailes que luego han recorrido el mundo, y han ganado el reconocimiento para la música cubana: el son y la rumba .

Marianao es una zona de La Habana que está más allá de Miramar, contigua la llamada Playa de Marianao. Allí establecieron los norteamericanos su puesto de mando cuando terminó la guerra con España.La zona se fue urbanizando con el tiempo. Estaba lleno de bares, balnearios, cabarets y casas de juego. La Habana era una ciudad muy divertida y Marianao era un centro de diversión muy intenso.

En el año 1920 comenzó la ley seca en Los Estados Unidos, lo que originó que comenzara también un turismo muy sui generis desde los Estados Unidos a Cuba : el turismo marinero y dipsómano.

La terminal de las diversiones de los trasnochadores era La Playa de Marianao, entre Quinta Avenida y Miramar. La Playa de Marianao en cierta forma constituía un gran centro turístico, con sus bares, kioskos de música, cabarets de segunda o tercera categoría. Era un ambiente de música marginada, del son y de la rumba, de negros y gente marginada, proletaria nunca visitado por la “gente de bien”, sino por los bebedores habituales , vendedores ambulantes y elementos de hampa política y social. Era La Habana pecadora, bulliciosa y prostituida.

La Playa de Marianao era uno de los lugares preferidos de la población habanera

No hay que olvidarse que en los años 20: en Cuba se vivía en cierto sentido un periodo de miseria o de las vacas flacas, después de la danza de los millones cuando en 1919 los precios de azúcar subieron por los cielos, vino la caída. La crisis económica hizo movilizarse grandes núcleos de campesinos a las ciudades, provocando en Cuba una gran crisis económica, política y social.

Pero a pesar de todo ello, la vida nocturna de la Playa mantuvo su vitalidad.

Las noches se prolongan y la última cita suele ser en los locales de la Playa de Marianao, que nada tienen que ver con los cabarets y casinos famosos y los más humildes, como el Kiosko Casanova, El Niche, La Choricera, El Ranchito, La Taberna de Pedro, Los Tres Hermanos o El Chori, donde alcanza gran popularidad con los timbales Silvano Chueg Hechavarría, alias El Chori, hace que en estos lugares se encontrará a Marlon Brando ejerciendo de timbalero; a Agustín Lara, Imperio Argentina, Gary Cooper, Toña la Negra, Ernest Hemingway, María Félix, Josephine Baker o Errol Flynn, todos huyendo de los decadentes espacios donde se dan cita la burguesía habanera e internacional.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba