La olvidada historia de la pequeña, pero majestuosa, Plaza de Albear, el monumento que nos recibe en el inicio de la calle Obispo de La Habana Vieja (+ Fotos)

La olvidada historia de la pequeña, pero majestuosa, Plaza de Albear, el monumento que nos recibe en el inicio de la calle Obispo de La Habana Vieja (+ Fotos)

Existe un pequeño parque en La Habana que fue dedicado al creador del Acueducto de La Habana, el Brigadier de Ingenieros Francisco de Albear y Lara. La pequeña plazoleta se encuentra en los límites de las calles Obispo y Monserrate. Posee un alto valor patrimonial y una rica historia.

El coronel Francisco de Albear y Lara fue el encargado de realizar un estudio para tratar de resolver los problemas con la distribución del agua potable a la población, y a partir de ese estudio dedicó más de 30 años de arduo trabajo a la realización de una obra que no pudo ver concluida debido a su fallecimiento en el año 1887. Esta fue una obra muy compleja y extraordinaria. Popularmente fue conocida como Acueducto de Albear. Para homenajear su trabajo fue que se construyó un monumento en su memoria.

La inauguración de la Plazuela de Albear fue todo un suceso popular, con gente que se amontonó incluso en las azoteas de los edificios circundantes.

La inauguración de la Plazuela de Albear se convirtió en un momento donde se aglomeraron muchas personas y fueron puestas coronas de flores para rendir tributo al homenajeado. Todo el lugar fue adornado con coloridos banderines.

Primeramente se pensó en situar el monumento en el Cementerio de Colón, pero al final se seleccionó la Plazuela de de Monserrate. En esta se diseñó una pequeña arboleda en el parque.

El monumento fue realizado por el escultor cubano José de Villalta y Saavedra

Es considerado como uno de los más bellos monumentos de la capital cubana. El autor de la obra fue el escultor cubano José de Villalta y Saavedra. La figura está realizada en escala natural. Tallado en blanco mármol y vestido con su uniforme. La cabeza un poco girada hacia un cuaderno de notas que lleva en su mano izquierda. Tiene un pie levantado como si fuera a salir caminando.

Debajo de él se encuentra una figura de mujer que representa a la ciudad y está señalando hacia él, extendiéndole un laurel.

El homenaje a Albear es un conjunto escultórico de mármol blanco de Carrara.

Para complementar el conjunto pusieron una placa de inscripción honorífica junto a una corona de flores que se encuentra a sus pies. Las tres pequeñas fuentes que lo rodean se refieren a la obra de Albear.

En la Plazuela y el monumento fue realizada una restauración capital para devolverle el esplendor de sus inicios. Fue organizada por la Oficina del Historiador de la Ciudad, el gobierno provincial y la Empresa Constructora Puerto Carenas, durante los años 2004 y 2005. En la actualidad se considera como una de las siete maravillas de la ingeniería civil cubana. Bien merecido ha sido este homenaje al hombre que creó una obra tan grande.

El monumento de Albear está ubicado en uno de los espacios más concurridos de La Habana

El proyecto Albear fue considerado por la la Exposición Universal de París en 1978 como una de las obras más sobresalientes a escala mundial. Debido a tan importante trabajo de la ingeniería del siglo XIX, fue entregada a su creador una Medalla de Oro de reconocimiento.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba