La desconocida historia del baile de San Vito, la curiosa y olvidada enfermedad que padecieron muchos cubanos

La desconocida historia del baile de San Vito, la curiosa y olvidada enfermedad que padecieron muchos cubanos

La anécdota cuenta que San Vito murió de forma terrible en el año 303, durante las persecuciones de Diocleciano, y que su vida se le escapó en medio de terribles convulsiones ocasionadas por las horribles torturas a las que fue sometido en Lucania.

Debido a este relato, las personas comenzaron a rezarle y a invocarle para evitar los síntomas de la Corea de Huntington y la Corea de Sydenham, y las enfermedades en sí mismas. Estas son de tipo neurológico cuyos afectados eran quemados en la hoguera por el oscurantismo medieval.

Popularmente comenzó a llamarse: el baile de San Vito, o mal llamado mal de San Vito, a los movimientos bruscos e involuntarios provocados por la enfermedad a las personas que la padecían. No fue hasta el siglo XVI en Estrasburgo que llegaron a hacerse realmente populares las creencias del baile y del mismísimo San Vito.

Cierto día, una mujer llamada Frau Troffea, de la que no se sabe apenas casi nada, estuvo más de cuatro días seguidos bailando, sin detenerse ni para realizar necesidades básicas como la de comer. Mientras pasaba el tiempo se fueron uniendo otras personas a bailar junto a ella y resultó ser que, al cabo de un mes, más de 400 vecinos se habían sumado danzando a la misteriosa fiesta.

Algunas teorías dijeron que el fenómeno era debido a un culto herético o a los efectos de un hongo con propiedades psicotrópicas llamado cornezuelo, el cual era muy común que contaminara el pan de los habitantes de ese tiempo. Más tarde se determinó que todo se debió a una alteración psicológica especialmente contagiosa en grandes concentraciones de personas, capaz de provocar episodios de locura en individuos que se mueven y retuercen de forma compulsiva.

Resumiendo: pura y elemental histeria colectiva.

Escrito por: Redacción.




1 2 257