La desconocida historia de Luis Montané, el cubano que llegó a presidir una de las sociedades científicas de mayor prestigio en Francia

La desconocida historia de Luis Montané, el cubano que llegó a presidir una de las sociedades científicas de mayor prestigio en Francia
© TodoCuba

Uno de los científicos cubanos que alcanzó el más alto reconocimiento dentro de su campo de estudios fue Luis Montané Dardé, quien nació en La Habana el 7 de abril de 1849 y falleció en París en 1936 ostentado el cargo de presidente de la Sociedad de Antropología de Francia y Caballero de la Legión de Honor.

Luis Montané Dardé. FUENTE: Ecured – JuventudReelde

El científico cubano Luis Montané  fue el que se encargo de introducir la rama de la Antropología Física en Cuba.

De igual forma Luis Montané recibió importantes influencias en el área de la Antropología Física de grandes eminencias en esta área como lo fue Hamy, Broca y Quatrefaje.

Cuando tenía dos años se trasladó con sus padres a Francia y allí cursó estudios graduándose de médico en la Facultad de París, título que luego revalidó en la Universidad de Barcelona en España.

Se graduó de medico en el año 1874 con una tesis destacada la cual fue premiada y que aun en estos tiempos es de gran importancia para la historia del área de la Craneología.

Universidad de Medicina en París donde estudio el científico cubano Luis Montané. FUENTE: La Guía de Viaje

Una vez terminado sus estudios regresó a Cuba en el año 1874 momento den que ingreso a la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana.

Se dedicó por completo al estudio de la antropología y al comenzar los cursos de esa materia en la Universidad de La Habana y en el año 1889, se convirtió en el primer profesor en ejercer esa cátedra en Cuba.

Universidad de La Habana en Cuba. FUENTE: onlinetours

En 1888 visitó la zona de exploración en Sancti Spíritus y realizó su primer descubrimiento de importancia: el Hombre del Purial.

Auxiliado por el alcalde de Sancti Spíritus, un médico de esa localidad, un fotógrafo y dos prácticos remontó los ríos Jubanicú y Manacas y llegó a un antiguo asentamiento aborigen donde desenterró los restos de un esqueleto que luego el profesor argentino Florencio Ameghino clasificara como una nueva especie, el Homo Cubensis.

Sin embrago, y a pesar de la fama que el descubrimiento de una “nueva especie” de homínido traía aparejada; Montané Dardé rechazó las tesis de Ameghino por considerarlas insustanciales, tremendistas y apócrifas.

A Montané Dardé se debe la organización del Museo Antropológico de la Universidad de La Habana que recibió su nombre.

Su aporte a la ciencia también se fundamento en diferentes publicaciones las cuales realizó este científico cubano, entre algunas de ellas se puede citar: colaboraciones de publicación en la Revista de Facultad y Letras y Ciencias, diferentes reportes médicos, estudios especializados con datos y resultados, biografías y diferentes narraciones de viajes.

En 1919 renunció a su cátedra en el alto centro de estudios cubanos y se marchó a vivir a Francia.

Sus colegas galos lo honraron con la presidencia de la Sociedad Antropológica, pues estaban encantados de disfrutar de un hombre que no sólo prestigiaba a la entidad científica, sino que era reconocido por todos como un dechado de modestia, era poseedor de una vasta cultura, hablaba varios idiomas, era gentil y un completo caballero.

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: Ciro Bianchi.