fbpx
Heidi Calderón

La curiosa y desconocida vía férrea en Cuba que desciende por una inclinada montaña (+ Fotos)

Esta gran obra de la vía férrea en Cuba data de principios del Siglo XX y su construcción comenzó en el año 1906 y concluyó en el año 1909.


Los yacimientos minerales en la montaña de Pinares de Mayarí comenzaron a ser explorados sistemáticamente en el año 1904, por la compañía norteamericana Spanish-American Iron.

A esta le fueron conferidos grandes extensiones de tierras ricas en minerales lateríticos destinados a abastecer la planta de nódulos de hierro que serían instalados en la zona de Felton.

En este lugar se construyeron los Planos Inclinados de Mayarí.

Debido a la topografía en la que se encuentran fue que obtuvieron su nombre.

Estos planos se elevan hasta los 600 metros de altitud sobre el nivel del mar, y están formados principalmente por dos unidades motrices de tracción a vapor que eran los que propiciaban el movimiento de las góndolas mineras para el transporte del material laterítico.

Esto era posible por un esquema de cables y contrapesos que tenían sus extremos ubicados en el área de Piedras Gordas, muy próxima a la ciudad de Mayarí.

Esta vía férrea se convierte en una obra casi centenaria de la industria minera de la isla, además de ser la única obra de montaña existente en el país, contando con nueve kilómetros de extensión.

Debido a estas características se considera una joya de la ingeniería cubana.

Esta gran obra ferroviaria data de principios del Siglo XX. FUENTE: Heidi Calderón

En este lugar existe una placa conmemorativa que registra el hecho, aunque en ella solamente se encuentran los nombres de los que dirigieron el proyecto, que se ha convertido en un verdadero tesoro del patrimonio tecnológico nacional, a pesar de haber sido construido por centenares de hombres anónimos.

Actualmente este complejo ingenieril es para los historiadores y estudiosos de la historia del hierro en la isla una verdadera reliquia.

Durante casi un siglo esta obra cumplió con el objetivo para el que fue creada, lo primero fue la obtención de hierro en Felton, y más tarde la extracción de minerales como el níquel y el cobalto, en Nicaro.

En el año 1930 estos planos sufrieron una reconstrucción capital, atendiendo a los futuros planes vinculados a la industria de la extracción del níquel, metal muy importante y vital que representa un renglón económico de la isla.

Esta obra de ingeniería que contribuyo al florecimiento económico y social de Cuba, sentó el inicio del desarrollo de lo que es la industria minera en la isla y que en los actuales momentos aun se encuentra en pleno funcionamiento.

Durante la construcción de esta obra de ingeniería se presentaron algunos inconvenientes antes de su pleno arranque y funcionamiento.

Algunos de estos inconvenientes o detalles fueron: insuficiente fuerza en los frenos, sustitución de las ruedas de acero fundido por ruedas de acero en los bloques «Barney», cambios de cables en diferentes fechas, sustitución de los rodillos, entre tantos otros.

Cable tractor de los Planos Inclinado en Pinares de Mayarí. FUENTE: Heidi Calderón

En los últimos años se montó un moderno transportador de banda que posee 11 kilómetros de extensión y que reemplazaría a Los Planos Inclinados en la labor de acarrear los minerales ferroniqueliferos desde Pinares de Mayarí hasta la fábrica de Nicaro.

La obra en el trascurrir de los próximos años necesitará ser incrementada en cuanto a su capacidad ya que actualmente resulta insuficiente el transporte según los planos actuales.

Es una visita obligada para aquellos interesados en las obras técnicas y de ingeniería que deseen apreciar esta obra que a perdurado durante tantos años en Cuba.

Debido al estado en el que se conserva y su valor histórico, tecnológico y ambiental, fue nombrado como Monumento Nacional en el año 2007.

Escrito por | Redacción

Fuente: Cibercuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba