La curiosa historia de un ómnibus que hizo época en Cuba y quizás tus abuelos recuerden

La curiosa historia de un ómnibus que hizo época en Cuba y quizás tus abuelos recuerden

El transporte por ómnibus en Cuba y especialmente en La Habana data desde las primeras décadas del pasado siglo cuando se comenzaron a importar aquellas novedades movidas por motores de combustión interna para su uso en el transporte urbano.

A finales de la década del 30 y durante la década de los años 40 la importación de ómnibus principalmente de los Estados Unidos se fue generalizando, ómnibus de las marcas Yellow Coach, REO, Brill, American Coach comenzaron a verse en las principales rutas de La Habana.

En 1949, una de las principales empresas dedicadas al transporte urbano, la Cooperativa de Ómnibus Aliados (COA) realizó una importante compra de ómnibus General Motors, fabricante norteamericano que estaba tomando fuerza en el mercado.

Inicialmente se adquirió un lote de 99 ómnibus General Motors del modelo GM TGH 3101 de 31 asientos, seguido de un segundo lote de 507 ómnibus General Motors modelo TDH-3612 de 36 asientos. Estos ómnibus comenzaron a ser introducidos en las calles de La Habana desde marzo de 1949 concluyéndose su entrega en diciembre de 1952.

Ómnibus Yellow Coach actualmente en La Habana

Los General Motors TDH-3612 eran ómnibus fabricados con una gran solidez, un excelente acabado interior y utilizaba un motor diésel de 6 cilindros en línea completado con una caja de transmisión hidráulica.

En 1953, se adquiere un nuevo lote de 99 General Motors, esta vez del modelo TDH-3714 y en 1957 comienzan a arribar al país un lote de 227 ómnibus del modelo TDH-4512 con 45 asientos con una estructura muy similar a los modelos anteriores, pero más largo para justificar el aumento de su capacidad, dotado de transmisión hidráulica y con un novedoso sistema de suspensión de aire. Aquello constituyó una mejora en el confort de los viajeros. Debemos destacar que los lotes adquiridos fueron de ómnibus nuevos de fábrica, aunque también el parque de ómnibus de esa marca se incrementó con la adquisición de ejemplares de segunda mano y diferentes modelos.

Estos ómnibus comenzaron a ser sacados de circulación de manera paulatina a partir de 1962, ante la falta de recambios imposibles de adquirir debido a las primeras medidas económicas contra Cuba por parte de los Estados Unidos.

Este ómnibus quedó en la mente de aquellos que los vieron transitar por las calles de La Habana, muchos lo consideran el mejor ómnibus que ha circulado en Cuba por su confort y durabilidad.

Escrito por: .