fbpx

La curiosa anécdota de cuando a Fidel Castro le pasó por la cabeza fusilar a su hermano Raúl

“¡En cuanto llegue lo fusilo! ¡Me importa un carajo que sea mi hermano! ¡Lo fusilo!”. Enrique Meneses, un reconocido periodista y fotógrafo español, dejó plasmado en un libro estas palabras que escuchó en 1958 de Fidel Castro, que en ese entonces era un líder revolucionario y se refería sin piedad de su hermano menor, Raúl.


Dicen que en ese momento de euforia del fallecido líder cubano, una guerrillera conocida como Celia Sánchez, intentó calmar los ánimos al decirle que “no era posible que un hermano fusilase a otro por mucha culpa que tuviese”, registró El País de España este relato del periodista, que aparece en el libro Fidel Castro, patria y muerte y será vendido en una versión actualizada, luego de su publicación en 1966.

El mismo medio añadió que el periodista, que falleció en 2013, sugirió que esa biografía personal de Castro se publicara luego de que el líder cubano falleciera, razón por la que este lunes saldrá a la venta la reedición del libro que estuvo agotado durante mucho tiempo.

En el prólogo del libro, hecho por Jon Lee Anderson, se define al reportero como “un periodista de raza, sempiterno joven de espíritu y, para alguien de su generación, un hombre singularmente libre de dogmas. Tenía además un gran apetito por la aventura”.

De las razones por las que Castro pensó en fusilar a su hermano, se conoció por los relatos del periodista español que “Raúl Castro y Ernesto Che Guevara intercambiaban una incesante correspondencia sobre teoría marxista desde las columnas guerrilleras en las que combatía cada uno de ellos. Pero una de las cartas fue interceptada por el Ejército y utilizada por el régimen de Batista para expandir que pretendían imponer un régimen comunista en la isla. Tras una tremenda bronca, Fidel convenció a su hermano Raúl, actual presidente cubano, de 85 años, para que interrumpiese los intercambios epistolares y luego gritó: ‘¡Odio tanto el imperialismo yanki como el soviético! ¡No estoy rompiéndome los cuernos luchando contra una dictadura para caer en otra!’”, agregó El País.

Meneses fue uno de los primeros periodistas en adelantar un reportaje sobre la guerrilla cubana, razón por la que concoció de primera mano las intimidades al interior del grupo insurgente y acompañó por semanas a los revolcuonarios que pretendían derrocar al dictador Fulgencio Batista. Se dice que un colega suyo, Herbert L. Matthews, conocido como “el hombre que inventó a Fidel Castro”, fue uno de los primeros comunicadores que logró declaraciones del exdirigente cubano y reveló detalles para el The New York Times en 1957.

“Su egocentrismo, su sentido mesiánico, su afán de publicidad lo convierten en un monologuista que rehúsa toda clase de diálogo, todo tipo de crítica, por constructiva que sea”, escribió el reportero en el libro que revela información de cómo Fidel Castro llega a la política luego de derrocar a Fulgencio Batista.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba