fbpx

La competencia publicitaria de los jabones cubanos antes de 1959

La publicidad en Cuba antes de 1959 tenía un nivel de desarrollo increíble y el país contaba con un grupo de publicistas que se encontraban a la cabeza del continente en técnicas publicitarias. La calidad de estos comerciales era tan buena y se crearon slogans tan llamativos que aun hoy, a más de cincuenta años de creados, muchos cubanos que lo vivieron los recuerdan. Cuba en el sector de telecomunicaciones nada tenía que envidiar ni a los Estados Unidos, y muchos han escrito que los promotores de televisión americanos iban a Cuba a aprender tácticas y técnicas de los publicitas cubanos.  Desde comienzos de 1900 se empiezan a apreciar trabajos publicitarios llamativos para la cerveza Tropical, los almacenes Fin de Siglo y la tienda El Encanto. Sus mensajes con un estilo de persuasión sencillo y un texto sobrio rozaban lo meramente informativo. A comienzos de la primera década de 1900 en Cuba comienza a utilizarse la promoción visual de productos comerciales. En los altos del antiguo Hotel Telégrafo fue colocado en 1910 por la cervecería Tropical una gran valla con bombillos de formaban la bandera cubana, y posteriormente en 1912 se instaló otro sobre el Café Alemán (donde en la actualidad está el Hotel Parque Central) para anunciar una marca de anís.


 

Los clásicos anuncios a color de Gravi, donde promocionaban su producto principal en esos momentos: Pasta dental Gravi. Su slogan principal era: Pasta Gravi, la Reina de las cremas dentales.

 

Una de las grandes, marcas que supo aprovechar los beneficios de una buena promoción fue la empresa Gravi. Era la preferida por los cubanos por su excelente presentación y calidad de sus productos. Sus ejecutivos principales, los hermanos Cubas, nunca dejaron de lado el importante papel que jugaban la radio, la televisión y los medios impresos, para establecerse en la cabeza de los productos mejor valorados y vendidos. Sobresalientes estrellas del mundo artístico y televisivo del país, anunciaban y se convertían en imagen de sus productos. Así muchos recuerdan a la gran Consuelito Vidal en la pantalla chica anunciando el Jabón Rina (de lavar), a la bella actriz Margarita Balboa haciendo campaña por el Jabón Suave (de baño) o aun siendo una tierna niña Luisa María Güell, quien después sería una popular cantante, como personaje de la pasta dental Gravi.

Dos momentos de las promociones del Jabón Candado, fíjense como fue evolucionando su publicidad a algo serio. Sus dos slogans más conocidos fueron “Ropa más blanca y reluciente… Con Candado Amarillo solamente” y “Candado tiene ahora «pirey» con fuerza blanca”.

 

Fue por esa misma época cuando se lanzó una de las campañas publicitarias más grandes, originales y exitosas en la historia de la mercadotecnia en Cuba. En los años 30 el Jabón Candado colocó dentro de sus pastillas de jabón una especie de balita que si te la tropezabas se te abrían los cielos, dentro de esos jabones premiados se regalaba una casa, las Villas Jabón Candado. Se entregaban esas elegantes casas completamente equipadas con los más modernos artilugios tecnológicos de la época. Fueron construidas por diferentes pueblos de Cuba siempre con la condición de las que se entregaban fuera de la capital estaban cerca de la carretera central. Esto disparó las ventas de los jabones Candado por toda Cuba, siendo el preferido en esos momentos por tener dentro la esperanza de un nuevo hogar. Algo muy interesante, y que de seguro pocos saben es que estas villas entregadas por el Jabona Candado fueron la primeras casas en Cuba en utilizar como método para calentar agua la energía solar. Esto se hacía mediante el uso de complejo sistemas de tuberías por donde el agua subía al azotea de las casas donde era calentada por los rayos del sol para luego bajar al interior de la casa ya caliente.

Quizás esta marca de jabón fue la más recordada y reconocida en Cuba y sus slogans eran de los más pegadizos.

 

Con Consuelito Vidal como imagen de la marca y con sus promociones se convirtió el Jabón Rina en el preferido de las amas de casa.

 

Siguiendo la misma idea del Jabón Candado, su competidor el Jabón Rina lanzó una campaña publicitaria bajo el slogans «Hay que tener Fe… que todo llega!». Esa vez dentro de las balitas de los jabones pusieron todo lo que podían imaginar: Premios de 100 pesos, de 500 pesos, billetes de lotería, un billete premiado con 5000 pesos, televisores, refrigeradores, máquinas de coser, juegos de sabana y hasta billetes de 1 peso y de a 5 pesos. Además sortearon 9 casas completamente amuebladas, si con el Jabón Candado las ventas se dispararon, con la promoción del Jabón Rina todas las amas de casa dejaron de comprar hasta sus marcas preferidas para comenzar a adquirir las pastillas olorosas de Rina. Consuelito Vidal, quien era la imagen de la marca, llegaba a todos los hogares cubanos a diario a través de la radio y la televisión con la frase: «Esa casa que usted está deseando, pídala con Fe para que Rina se la de!».

Otras marcas también se vendían en Cuba, entre ellas estaban Jabón Suave, Jabón Camay y Jabón Tornillo.

Al triunfo de la revolución en 1959 en Cuba la industria de la publicidad empleaba a casi tres mil trabajadores repartidos en cerca de 200 agencias además de reconocerse a  la Asociación Nacional de Profesionales Publicitarios.

Pegadizos slogans de las marcas de jabón existentes en Cuba:

Jabón Hiel de Vaca – «Más de un siglo embelleciendo rostros»

Jabón Camay – «El jabón de las Reinas de la Belleza Cubana»

Jabón Palmolive – «El jabón embellecedor»

Jabón Elsa – «Báñese con «Elsa» y cantará en la ducha»

Jabón Candado – «Candado, deja la ropa más blanca con el pirey que es fuerza blanca»

Jabón Llave – «Abre, que viene Llave

Jabón Tornillo – «Jabón y agua es muy sencillo, si el agua es limpia y el jabón «Tornillo»

Jabón Oso – «Para lavar y fregar, ponga el Oso a trabajar.

Jabón Rina – «Rina en la batea, es duro, duro, duro, como la jicotea

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba