fbpx

Ianeya Borrego, la abogada cubana que dejó las leyes para fabricar los panes que ninguna empresa estatal se atreve a hacer en Cuba

Cuando el gobierno de Raúl Castro autorizó la expansión de la pequeña empresa privada en Cuba, Ianeya Borego decidió colgar su toga y abandonar las leyes para dedicarse a la fabricación artesanal de pan junto con su esposo.


Rápidamente encontró un nicho en el mercado, pues las variedades que produce la pareja en su esposo no se comercializan en ninguna panadería estatal. Pan integral, pan negro, pan de pasas, pan de leche. Todas estas exquisiteces producen en su hogar la pareja.

Ianeya Borego decidió colgar su toga y abandonar las leyes para dedicarse a la fabricación artesanal de pan

La conexión a Internet de que disfruta el esposo de Ianeya, quien es un reputado fotógrafo cubano, les ha permitido investigar en la red de redes sobre formas de hacer el pan desconocidas en Cuba. La calidad de las variedades de pan de origen europeo que se produce en el pequeño emprendimiento ha sido catada por varios amigos extranjeros que han quedado muy complacidos.

Aunque inicialmente compraron una máquina para hacer el pan, pronto abandonaron esa idea para adoptar el método tradicional de elaboración. Como todos los ingredientes son naturales y no usan ningún aditivo químico su pan no coge ni moho y se mantiene comestible por una semana.

Todo el proceso de fabricación del pan de Ianeya es artesanal

En un primer momento el negocio comenzó lento. Primero sólo era para el autoconsumo y algunos encargos de amigos; pero luego comenzaron a llegar los pedidos y hoy Ianeya sueña con tener una panadería, aunque fuera una pequeñita, en que los clientes se pudieran sentar a tomar un café y probar sus creaciones.

Sin embargo, se trata de un sueño “lejano”. Sobre todo ahora que el Estado cubano ha puesto el freno de mano a la pequeña empresa privada y criminalizado el “enriquecimiento desmedido”. A esto se suma la inestabilidad de la materia prima y la inexistencia de un mercado mayorista, lo que obliga a la pareja a adquirir los insumos al detalle y eleva los costos de producción.

Fuente: On Cuba

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba