Hotel Trotcha, una edificación en La Habana que es una leyenda urbana

Hotel Trotcha, una edificación en La Habana que es una leyenda urbana
© Dazra Novak

En los años cuando La Habana Vieja y el Cerro dejaron de ser las zonas más atractivas para la emergente burguesía cubana se construyó el hotel Trotcha, en la zona de El Vedado, la que era prohibida para los pobres, y hacia donde se extendió la ciudad.

En esta zona sería donde edificaran los comerciantes adinerados sus enormes mansiones para vivir con sus familias.

Buenaventura Trotcha Fornaguera, de origen catalán, fue uno de los que llegaron al Vedado atraídos por la tranquilidad y la paz que aquí había.

En lo que hoy es la calle Calzada, en el tramo entre Paseo y 2, mandó a prestigiosos arquitectos e ingenieros de la época a construirle una lujosa residencia.

En el año 1886 sería inaugurada la lujosa mansión.

Gran Hotel Trotcha. FUENTE: cubaenfotos

Poco tiempo después serían acondicionados algunos salones y jardines para aposentar la Sociedad del Vedado, lugar donde se ofertaban las mejores comidas de La Habana y platos criollos y de otras partes del mundo.

Debido a su instinto de comerciante Trotcha habilitaría varias habitaciones en la planta alta para aquellas personas que quisieran quedarse hasta más allá de la tarde.

El lugar ganó fama y en el año 1902 fue necesario añadir al edificio original nuevas habitaciones.

En un estudio sobre la obra de Dulce María Loynaz, de Omán Avilés, En Pilares de un reino, se encuentra incluido lo que atestiguaría Gerardo Antonio Loynaz Rodríguez sobre el descubrimiento de la luz eléctrica, por parte de la poetisa, en dicho hotel:

“…hasta principios del siglo XX existió un hotel de madera nombrado Trotcha, donde se hospedaban muchos de los oficiales del Ejército Libertador, posterior a su entrada en La Habana. En ese hotel habían sido colocadas dos rústicas bombillas. Los habaneros iban al lugar con cierto recogimiento y con el interés natural de lo desconocido”.

En la actualidad solo queda de aquella construcción el frontón neoclásico, el cual se encuentra en ruinas ya que el famoso salón del té, el estanque de cocodrilos y el célebre jardín, desaparecieron con el paso del tiempo y un incendio.

FUENTE: The Cuban History

Una imagen habla mas que mil palabras…..

De lujosa vivienda inaugurada en el año 1886, con acomodadas habitaciones que fueron creciendo poco a poco por el instinto comerciante del dueño.

Lugar distinguido y elegante donde se comían de las mas variadas y muy buenas comidas en La Habana para la época, demanda que cada vez era mas alta.

Ahora solo se ve una estructura en ruinas, ni la sombra de lo que fue antes este lugar, todos sus salones, habitaciones, jardines y todo lo que rodeaba este lugar han desaparecido con el pasar del tiempo.

Ya solo queda el recuerdo y ruinas del emblemático y distinguido hotel Trotcha .

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: Ciro Bianchi.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba