Guanaroca: la laguna maravilla de Cienfuegos

Guanaroca: la laguna maravilla de Cienfuegos

Formada por el Río Arimao antes desembocar en la Bahía de Cienfuegos. Es un área protegida que incluye los Laberintos de los Naturales, Cayo Ocampo y otros cayos menores en el interior de la bahía. Posee gran diversidad biológica y belleza natural.

Se estima que unos tres mil quinientos turistas visitan anualmente dicha Laguna, cuyo entorno comprende la única área protegida de la provincia cienfueguera, y es un espacio que dispone de alrededor de 170 variedades de aves; de estas ocho endémicas, entre las que resaltan la cartacuba, el tomeguín del pinar y el tocororo, que es la Ave Nacional de Cuba.

Acerca del origen de su nombre se cuenta la leyenda de una hermosa mujer nombrada Guanaroca, a quien los celos paternos le asesinaron al primer hijo. A causa del dolor de la joven india, que lloró tanto, que las lágrimas formaron los ríos, la bahía y la laguna de marras.

Igual de destacable es que en la laguna se encuentra el mayor criadero de camarones de Cienfuegos y es el lugar ideal para la observación de flamencos rosados, corúas marinas, pelícanos, alcatraces, patos de la Florida y los misteriosos manatíes.

Los miles de turistas llegan atraídos por la belleza del enclave, y en especial para poder avistar las bandadas de aves terrestres y acuáticas de gran endemismo y que se extienden a lo largo de un sendero turístico de mil quinientos metros de extensión, donde se puede, incluso, observar el anidamiento y reproducción de la avifauna propia del lugar.

Formación de manglares en la laguna clasifica entre los mejores conservados de Cuba

Igualmente desde la torre mirador que se encuentra a mitad de camino, se observa la profusa vegetación, algunos cayuelos de la bahía de Jagua, y la renombrada Loma del Convento, un sitio aborigen vinculado a la colonización.

Otra opción bien atractiva es la de recorrer en bote todo el humedal, para conocer así sus marjales y los manglares que acogen sus costas. Los turistas son recibidos en grupos de hasta 17 personas diariamente, cifra óptima para no sobreexplotar el espacio y promover el cuidado de la flora y la fauna del lugar.

Por otro lado, la novedad de varios hallazgos arqueológicos, enriquecen el disfrute desde conocimiento de la historia regional y local que propician esas piezas halladas. Entre ellas destaca una gran cantidad de cerámicas coloniales del siglo XIX.

 

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba